Avisar de contenido inadecuado

Una victoria engañosa

{
}

Economía de palabras

 

Victorias engañosas

 

Humberto Vacaflor Ganam

 

Como el rey Pirro de Epiro, el presidente Evo Morales cree que está ganando las batallas contra los marchistas del TIPNIS y no se ha percatado todavía de que ha perdido la guerra.

Esos caminantes que recuerdan a Gandhi han implantado el nuevo vector de la política boliviana al poner a la opinión pública ante una disyuntiva clara: cocaína o dignidad.

Los ingleses que combatían a Gandhi, que lo humillaban, que se reían de él, terminaron derrotados. El humilde líder propuso a los hindúes la disyuntiva de seguir siendo colonia o lograr la independencia, expulsando a los británicos.

Los pobres caminantes del parque nacional han propuesto a los bolivianos la disyuntiva de seguir con la secuencia coca-cocaína-mafias-violencia-inseguridad, o repudiar todo eso y devolverle la dignidad a los bolivianos.

Los bolivianos, como lo muestran las encuestas de FIDES, han hecho su elección. La coca trajo este problema a Bolivia y, como se observa ahora, la coca está trayendo la solución.

Ordenar la represión de los marchistas, ya sea en Chaparina o en la puerta de la Vicepresidencia, burlarse de ellos, proponer diálogos tramposos con la participación de los cocaleros del parque, muestra al gobierno haciéndose la ilusión de estar ganando batallas.

La guerra del gobierno es muy torpe. Ha habilitado 200.000 hectáreas del parque para sus “colonos”, y ahora admite que no pudo evitar que se dediquen a cultivar coca. “Porque el Estado no tiene fuerza para evitarlo”, según la admisión del propio ministro de Gobierno.

Cuando la carretera se haya construido por el corazón del parque, ¿quién evitará que allí surja un nuevo Chapare, con sus socios mafiosos y todo lo demás?

Antes de que lo propusiera mi amigo Eduardo (Duda) Texeira, los bolivianos habían advertido que existe el riesgo de que el país se convierta en la “República de la cocaína”. Fueron los marchistas del TIPNIS los que abrieron los ojos de los bolivianos.

Cuando pase todo esto, habrá que hacer un monumento a los caminantes heroicos que salvaron Bolivia.

Vacaflor.obolog.com

 

 

 

{
}
{
}

Comentarios Una victoria engañosa

Humberto, siempre es un placer leer sus opiniones. Sin embargo, pienso que se equivocó con la comparación de Gandhi y el Imperio Britanico. Los britanicos, por todos sus defectos, creían en los principios democráticos y tenían un sentido innato de "fair play." Gandhi ganó porque apeló a estos sentimientos. Infelizmente, los inquilinos del Palacio Quemado nos han mostrado que no poseen ni una pizca de ideales democráticos. Alguien que considera a Ahmadineyad como amigo y socio no va a tener ningún reparo en reprimir su propia gente. Evo y su comparsa van a optar por el camino de la violencia. Desafortunadamente, el propio pueblo boliviano tendrá que levantarse en masa de su torpor  y manifestarse en contra de  este narco-dictadura.
Anónimo Anónimo 13/07/2012 a las 15:47

Deja tu comentario Una victoria engañosa

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.