Avisar de contenido inadecuado

Utopía fracasada es presentada como una novedad

{
}

Economía de palabras

 

Un proyecto rancio

 

Humberto Vacaflor Ganam

 

El presidente Evo Morales no ha presentado al país un “plan quinquenal”, como correspondía y como se solía hacer en décadas pasadas: un gobierno que iba a quedarse cinco años, pues debía anunciar al país qué proponía para ese lapso.

El presidente se limitó a repetir cifras de años anteriores, sin aclarar que todas ellas habían sido marcadas por un incremento de precios de materias primas que ahora, casualmente, está llegando a su fin.

A cambio de eso, el vicepresidente ofreció un prospecto de lo que el gobierno espera para los próximos años, prospecto del que el sector privado de la economía, el sector estatal y las cooperativas han sido excluidos, borrados, expulsados, repudiados.

Sólo las empresas comunitarias tendrán cabida en la Bolivia que propone el gobierno, según la descripción hecha por el segundo hombre del país, el ideólogo, el intelectual, el pensador, don Álvaro García Linera.

Lo han criticado algunos columnistas y librepensadores por lo rancio de su pensamiento, rancio en el sentido de pasado de temporada, de producto con fecha vencida, de su propuesta, de la cual el presidente Morales no parece tener conocimiento.

A tal grado ignora el presidente la propuesta del vicepresidente que ha convocado a los empresarios del sector agropecuario cruceño a una cumbre que deberá realizarse el 3 de febrero.

Si el presidente hubiera entendido, o leído la propuesta del vice, estaría enterado de que el sector privado, al que pertenecen los agropecuarios, está condenado a desaparecer, porque debe ser reemplazado por una empresa comunitaria, aquella que no se guie por el lucro, por el sucio capitalismo, por el mercantilismo despreciable, sino por el altruismo de los pueblos originarios, como los aimaras, que jamás piensan en el lucro, nunca.

Para ganar tiempo, o para no perderlo, como se quiera, convendría que la cumbre del 3 de febrero convoque a los únicos actores de la economía masista: los comunitarios, en lugar de convocar a los empresarios privados, condenados a la extinción.

Ese es el proyecto. Fue expuesto con precisión por el vicepresidente. Quizá, en la transición, algunas empresas privadas tengan oportunidad de hacer algo. Por ejemplo, una empresa austriaca, privada y capitalista, terminará recibiendo 750 millones de dólares para construir un sistema de transporte, hecho de teleféricos, en la ciudad de La Paz.

Vacaflor.obolog.com

{
}
{
}

Deja tu comentario Utopía fracasada es presentada como una novedad

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.