Avisar de contenido inadecuado

Urgencias del populismo

{
}



El ABC del populismo

Los estudiosos del nuevo populismo sudamericano podrían ver  ahora en Bolivia cómo opera el sistema en todos sus detalles.
Servicio a domicilio: La semana pasada, los funcionarios de la empresa cochabambina que maneja el gas natural domiciliario, Encogás, recibieron la visita de representantes del gobierno. El mensaje fue preciso: “¿Quieren entregarnos la empresa por las buenas o por las malas?” Ahora hay un plazo, que se vence a fines de febrero.
La similar de Santa Cruz, Sergás, será retirada del mercado el 24 de febrero, cuando se cumple el contrato que tenía firmado con YPFB.
Y la empresa tarijeña Emtagás, que tiene como accionistas a la prefectura y a la alcaldía, será igualmente “nacionalizada” en febrero. Las cartas que le llegan desde La Paz están remitidas a “Emtagás SAM” y la respuesta es siempre la misma: “Emtagás no es SAM, no es empresa privada, es una empresa de los tarijeños”. Pero el gobierno no lo acepta y toma a la empresa como si fuera privada.
Escasez provocada: Ninguna de esas empresas ha sido autorizada por YPFB a aumentar su número de clientes en los últimos tres años. Ninguna ampliación de la red domiciliaria ha sido autorizada allí donde no es el gobierno, a través de YPFB, el que lo hace.
La idea es que si los servicios públicos, como dice la nueva CPE, son derechos humanos, sólo pueden ser atendidos por el Estado. Más precisamente: deben ser atendidos por el programa “Bolivia cambia, Evo Cumple”.
Nadie se puede beneficiar con servicios públicos que no sean concedidos por el programa del gobierno. Lo importante no es que la gente reciba esos servicios, sino que los reciba del gobernante. Por eso es que se demoran las autorizaciones para dar gas a nuevos hogares bolivianos a pesar de que se está quemando el gas que no tiene mercado de exportación.
Ahora se observa que el populismo, para parecer eficiente, incluso provoca situaciones de escasez. En varias ciudades bolivianas hay barrios que tienen nuevos domicilios conectados a cañerías de gas, pero el gas no fluye porque tienen un benefactor equivocado.
Campaña eficiente: En eso, el gobierno boliviano es muy eficiente. Sus equipos de técnicos manejan este programa con frialdad. Al parecer ni siquiera están enterados de los problemas políticos que han surgido ni de los golpes que está dando la corrupción.
Aparte del gas domiciliario, el programa contempla también los servicios telefónicos y de electricidad. Las empresas regionales o cooperativas que se dedican a esos rubros en el país tienen los días contados.
Tarifas insostenibles: La táctica para copar esas empresas ha sido ya revelada. Los servicios telefónicos, al ser un derecho humano, no pueden estar en manos de administradores dedicados al lucro. Por lo tanto, se anuncia que la Superintendencia correspondiente dictará las nuevas tarifas. Si alguna empresa, o cooperativa, o lo que sea, no pudiera operar con estas nuevas tarifas, sería nacionalizada.
Por eso es que algunas cooperativas telefónicas del país están anunciando en estos días, cuánto valen sus patrimonios. Si van a ser nacionalizadas, quieren que se les pague lo que valen.

{
}
{
}

Deja tu comentario Urgencias del populismo

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.