Avisar de contenido inadecuado

Tensiones dentro del MAS

{
}
 

Nueva era, nuevas tensiones

Pasadas las elecciones, con cifras que se confirman, con sospechas y certezas preocupantes, pero sin posibilidad alguna de revertir los hechos, Bolivia está ante una nueva ola de tensiones.

Derrotada la oposición, como estaba previsto y bien preparado, toda la tensión se traslada ahora al interior del MAS. Como se dice del peronismo argentino, el masismo boliviano es todo y lo contrario de todo.

Difícil equilibrio: Todas las vertientes que alimentan el caudal de votos y de apoyos del partido del presidente reelecto, tendrán ahora que acomodarse en el nuevo gobierno. Y esa es una de las más difíciles misiones que le esperan a Evo Morales.

Si solamente por él fuera, el presidente concentraría sus afanes en la tarea de aniquilar a sus adversarios, pisarles el cuello y meter en la cárcel a los que sobrevivieran, como lo ha estado sugiriendo en sus últimos discursos.

Primera tarea: Pero hay un detallito que le obligará a ver el panorama global: hay que mejorar la gestión. Dentro de ese detalle sobresale la necesidad que tiene el gobierno de resolver el problema de la falta de inversiones, extranjeras y también nacionales.

La dureza con que las petroleras han planteado sus condiciones para invertir (ver edición anterior) refleja las exigencias de todos los inversionistas. Aparte de rebajar impuestos, tendrá que dar garantías al sector privado (lo piden las petroleras en términos precisos). Esto le obligará a avanzar más en su primer impulso de limitar el derecho a veto que los pueblos originarios recibieron de la nueva CPE para la aprobación de proyectos de explotación de recursos naturales.

En el gobierno hay una corriente favorable a hacer esos ajustes, pero es más fuerte, o por lo menos más masiva, la corriente que no acepta esas concesiones. Una tarea muy difícil.

Déficit de gestión: Otra tarea difícil es el manejo de las empresas estatales. La misma corriente interna que apoya las concesiones está de acuerdo en que las empresas sean administradas por gente capaz, no importa si no es del MAS. Se propone un gabinete técnico.

Esto contiene un conflicto. El MAS había concebido la estatización de la economía como una oportunidad de crear empleo para sus seguidores, como lo hizo en Huanuni sacrificando criterios de eficiencia.

Dentro del tema de las pegas, una tarea muy difícil será atender a todos los desplazados del parlamento, a la Federación de Mujeres Bartolina Sisa, molestas con el hecho de que no se les dio los porcentajes que esperaban, a los transportistas, los cooperativistas, los cocaleros en actividad  en potencia.

Por el momento, Morales ofrece a todos estos postergados la posibilidad de que se realicen participando en las elecciones municipales y prefecturales de abril. Pero la impaciencia de muchos no acepta estas compensaciones inciertas.

El presidente también enfrenta presiones externas, como la de Lula da Silva, que le sugiere gobernar para todos.

 

Nueva ronda de derrotados

Como un tsunami político, el presidente Morales acaba de derrotar a una segunda ronda de políticos opositores.

En 2005 derrotó a Gonzalo Sánchez de Lozada, Jaime Paz Zamora, Jorge Quiroga y el propio Samuel Doria Medina, entre otros.

Ahora acaba de humillar a Mánfred Reyes Villa, Samuel Doria Medina, René Joaquino y varios otros.

Se podrá decir muchas cosas de él, pero que sabe ganar elecciones no se puede negar. Si hace fraude, es un detalle de poca importancia en Bolivia.

El fenómeno Evo Morales no encaja en los esquemas de análisis tradicional de la política. Hay que usar otros recursos del análisis.

Tesis del desencanto: La tesis del reproche del electorado es la que más se usa en los debates de los jóvenes bolivianos. Se plantea de esta manera:

• La preferencia por Morales equivale a un reproche a la situación de las actividades económicas formales e incluso a las legales. Si esas actividades no son capaces de crear empleos y mantienen al país en la pobreza, pues hay que buscar otras soluciones, incluso entre las prohibidas.

• Del mismo modo, quienes lo prefieren muestran un rechazo al político tradicional, aquel que provocó la actual crisis al acumular todos los conflictos.

Si los políticos tradicionales, algunos de ellos con formación universitaria, fracasaron en la tarea de gobernar, merecen mayor rechazo todavía por haber fracasado también en la creación de una opción opositora clara y unida para las elecciones del 6 de diciembre.

Tesis de la caricatura: En consonancia con este análisis, la periodista norteamericana Anne Applebaum  publicó en The Washington Post en octubre pasado un análisis sobre por qué los italianos siguen votando por Silvio Berlusconi, acusado de ser corrupto, manipulador, atropellador de los periodistas que no trabajan para él y organizador de orgías en Cerdeña.

Y el uruguayo Leonardo Hakerkorn sacó de esa observación de la norteamericana una conclusión interesante. Dice que ahora la gente vota por los políticos que reflejan sus sueños personales, incluso de violación de las leyes y las buenas costumbres.

Recuerda que José Mujica, ahora presidente electo de Uruguay, fue invitado a decir qué opinaba de Hugo Chávez, y que su respuesta fue: “Para Venezuela está bien”.

Hakerkorn opina de todo esto: “No sé si este fenómeno representa un perfeccionamiento de las democracias o, por el contrario, un signo de su deterioro. Pero muchos pueblos están eligiendo como sus presidentes a sus caricaturas major logradas.”

Nuestro apóstol: En suma, que si por la vía democrática tradicional, de respeto a algunos protocolos y normas, el país no ha avanzado mucho en tantos años, pues hay que optar por otras vías, sin descartar las prohibidas.

Para ello, el apóstol de la ilegalidad, de lo prohibido, la mejor caricatura, es Evo Morales, líder de los cocaleros ilegales, que un eufemismo los define como “excedentarios”. Y se molestan con quienes critican a Morales por haber enviado pasta de coca a Chávez, como éste lo delató el 6 de enero de 2008.

Todo le está permitido y perdonado. Lo único que falta es que, de veras, aprenda a gobernar.

 

{
}
{
}

Comentarios Tensiones dentro del MAS

Quisiera una suscripción de siglo 21, como puedo hacer
Oscar Rocha Aguilar Oscar Rocha Aguilar 20/12/2009 a las 20:50
Estimado Oscar Rocha Aguilar
Para la suscripción de Siglo 21 le ruego  llamar a Ivette Hernandez, celular 772 32185.
Cordialmente
Humberto Vacaflor
Gracias me pondré en contacto con la mencionada persona.
Oscar Rocha Oscar Rocha 31/12/2009 a las 04:48

Deja tu comentario Tensiones dentro del MAS

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.