Avisar de contenido inadecuado

El teatro del gas

{
}

Economía de palabras

El teatro del gas

Humberto Vacaflor Ganam

 

El gobierno está en aprietos: debe conjugar la campaña del candidato vetado con la llegada de las peores noticias sobre el gas natural.

La opción más fácil sería que el candidato vetado acatase el veto del referéndum, pero por el momento insiste en seguir en carrera.

Entonces, ¿qué hacer?

La primera reacción del gobierno ha sido confiar en el ministro de hidrocarburos para que se haga cargo del difícil tema.

Y él ha decidido poner en práctica sus hasta ahora desconocidas dotes histriónicas. Comenzó por frenar las amenazas que había estado lanzando contra Argentina por las demoras en los pagos, amenazas que incluían anuncios de sanciones y multas.

Ahora, el chaqueño ha cambiado tanto el tono de sus mensajes que ha pasado a llamar “hermana república” a Argentina, recordando que el gas boliviano siguió fluyendo desde Bolivia incluso cuando la deuda impaga era por tres meses.

Quizá le ayudó a encontrar ese tono el recordar que cuando la señora Cristina Fernández de Kirchner dejaba la presidencia de Argentina, la deuda por el gas boliviano era por seis meses, pero nadie había dicho una palabra desde Bolivia. Es que hay deudores y deudores.

Luego, al ministro le tocó atender el tema de Brasil y la decisión de Petrobrás de reducir a la mitad el volumen de compra en el futuro, a partir del 1 de enero de 2020.

En este caso sí que necesitaba aptitudes histriónicas, y él mostró que las tenía. Dijo que, en realidad, el hecho de que la empresa estatal brasileña se retire de las negociaciones para que Bolivia venda un poco más de gas a Brasil es una gran ventaja, una bendición, un regalo de los dioses.

Negociar con empresas privadas y no con una empresa estatal, dijo el ministro, es mucho mejor. Esta su simpatía hacia las empresas privadas y su rechazo a las estatales quizá le vaya a crear algún problema en la comisión de disciplina ideológica del MAS. Pero talvez confía en que esa comisión tome en cuenta que él estaba hablando de mentiritas, como se dice.

Otra cosa será entrar en la negociación con las empresas privadas, conocedoras, como lo son, de que Bolivia es un vendedor cautivo, que sólo tiene dos ductos para exportar, y uno de ellos es hacia Brasil.

Eso de que falta el gas y que quizá sería mejor dejar de exportar es algo que el ministro está prohibido de admitir, mientras el presidente Morales se mantenga en campaña.

Vacaflor.obolog.com

 

{
}
{
}

Deja tu comentario El teatro del gas

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.