Avisar de contenido inadecuado

Un taladro revolucionario pero lento

{
}

Economía de palabras

 

El taladro venezolano

 

Humberto Vacaflor Ganam

 

Mi amigo Hugo Delgadillo Olivares, finado ya, autor de la primera noticia sobre la presencia de la guerrilla del Che en marzo de 1967, solía usar un taladro a pedal en sus afanes de dentista itinerante por las provincias de Chuquisaca.

Fue cuando estaba haciendo de dentista en la plaza de Muyupampa que, el Toscano, dejando a un paciente con la boca abierta, tomó las fotos e hizo las entrevistas a los tres primeros prisioneros del ejército boliviano, Regis Debray, Ciro Roberto Bustos y Erick Roth.

Esas fotos salvaron la vida de los tres prisioneros, aunque al ritmo de aquella época, porque el rollo me lo mandó a Camiri, de donde lo llevé a Santa Cruz, lo hizo revelar Henry Dorado, y los negativos fueron enviados a La Paz, donde se perdieron por unos días.

Ahora, el Toscano hubiera podido enviar las fotos desde Muyupampa por Whatsapp, y los prisioneros la hubieran pasado mejor.

En fin, son detalles que están en mis recuerdos.

Un taladro a pedal parecido al del Toscano podía usar YPFB en Lliquimuni en lugar del taladro venezolano que llegó hace siete años y que hasta ahora sigue chalinga, aunque generando un jugoso alquiler por día. Nunca un taladro (chino) había sido recibido con tantos discursos y tanta demagogia, como recordarán los vecinos de Patacamaya.

Lo que cobra Venezuela por ese taladro le compensa, en parte, por las erogaciones que hace para ayudar a Cuba. Es lo que se llama “solidaridad revolucionaria” por triangulación.

Ahora, en medio de los días de los inocentes, el presidente Evo Morales ha decidido dar alguna explicación de la demora que hay en la entrada en operaciones del taladro venezolano.

Hay que admitir que siete años es un tiempo largo como para llevar el equipo hasta las ubérrimas tierras de la amazonía paceña. Avanzando cien kilómetros por año estarían ya en territorio brasileño, porque se hubieran pasado de largo.

Dice el presidente que la perforación del primer pozo exploratorio de Lliquimuni se demoró por las lluvias del verano  pasado. Y de los seis veranos anteriores, habría que aclarar.

El problema es que no tendrá público para el discurso. Los canales de Tv, estatales, paraestatales, protoestatales y proestatales, estarán esperando la señal, en vano, porque del tal Túpaj Katari no hay noticias. Otro producto chino.

Vacaflor.obolog.com

{
}
{
}

Comentarios Un taladro revolucionario pero lento

sigo sus comentarios, me gustaria saber que piensa del deficit fiscal que se nos avecina. Algunos dicen que es poco. cual es su opinion.
tambien, le comentaria que cuando comparto su comentario en facebook, su foto se ve muy borrosa. tal vez mejoraria si pone una de mejor resolucion.
Ivan
Ivan Ivan 29/12/2014 a las 23:50

Deja tu comentario Un taladro revolucionario pero lento

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.