Avisar de contenido inadecuado

La sucesión de Evo Morales

{
}

Economía de palabras

 

La línea sucesoria

 

Humberto Vacaflor Ganam

 

Como en una monarquía, en el régimen masista se va perfilando una línea sucesoria que se aplicaría en la eventualidad de que, alguna vez, el presidente Evo Morales no quiera o no pueda seguir siendo el líder.

La puja por el primer lugar en esa línea es intensa aunque silenciosa. Se da sólo en la cúpula del partido. Los que no pertenecen a esa cúpula ignoran lo que ocurre en esas alturas, incluidos los parlamentarios y varios ministros.

La duda sobre quién acompañaría a Morales en las elecciones de 2014 se mantuvo silenciosa. Jugaba a favor de García Linera el hecho de que el presidente cree que cambiar a sus colaboradores es una señal de debilidad.

Pero eso no quitaba tensión al juego. Quienes miran todo esto desde muy cerca aseguran que el ministro Carlos Romero estaba jugando para subir en la escalera de la sucesión, e incluso calificar como aspirante a la vicepresidencia. Pero el desastroso manejo que tuvo del caso de los sicarios del narcotráfico habría desbaratado todas sus ambiciones.

Quien no renuncia a subir en esa línea es el ministro Juan Ramón Quintana. Durante los días en que estuvieron ausentes del país el presidente y el vicepresidente, este ministro quiso dejar en evidencia que él es el tercero en la sucesión. Hizo anuncios espectaculares, denuncias atrevidas, mientras la señora Gabriela Montaño, que estaba en el cargo de presidente a.i. se ocupaba de cuestiones administrativas. Ella no figura muy alto en la línea sucesoria.

Cuando viaja el presidente, es el vice quien exhibe sus afanes de figuración. Esta vez que ambos estaban ausentes, fue Quintana quien se propuso mostrarse como el tercero.

No lo hizo muy bien, porque cuando regresó el vicepresidente, lo primero que hizo fue desmentir lo dicho por Quintana sobre el plazo perentorio para la salida de Usaid de Bolivia. Cuando es el vice el que aprovecha los ausencias del presidente, también es desmentido con cierta regularidad.

Los que están arriba no sonríen a quienes quieren sucederlos. Siempre ha sido así.

En la estructura masista, el canciller David Choquehuanca no figura en la línea sucesoria, pero maneja una organización paralela que lo respalda, aunque más como líder espiritual que como jefe político.

Toda la estructura sucesoria es dinámica, para angustia de quienes están trepando.

Vacaflor.obolog.com

{
}
{
}

Comentarios La sucesión de Evo Morales

Bueno, este Sr. Vacaflor desde que recuerdo siempre a estado buscando desmerecer las acciones del presente gobierno, es un antipatriota...este tipo no quiere a su pais, no quiere nada y se debe sentir feliz cuando algunos pandilleros quieren desestabilizar al gobierno; sus comentarios sin fundamentos puras mentiras y...el pueblo ya sabe quien es este personaje no grato para el pais, felizmente ya esta caduco y pronto desaparecera el pobre sin historia buena.
atte.
Mario Mario 22/05/2013 a las 00:45

Deja tu comentario La sucesión de Evo Morales

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.