Avisar de contenido inadecuado

Subirse a una balsa no serviría

{
}

Economía de palabras

 

Otro fin del mundo

 

Humberto Vacaflor Ganam

 

Sin grandes anuncios ni ceremonias de mal gusto, se viene una nueva amenaza para el mundo: una fuerte contracción de la economía de Estados Unidos que podría comenzar el 31.12.12.

Se llama “Fiscal Cliff”, es decir un precipicio fiscal provocado por el alto endeudamiento (70% del PIB) y el elevado déficit fiscal (9%).

Cuando se dan esas condiciones, automáticamente, sin que nadie lo tenga que ordenar, entra en vigencia una contracción absoluta en los gastos en ese país.

Todas las ventajas tributarias creadas en los últimos diez años quedarían anuladas y se cancelarían otros programas parecidos creados para alentar a la economía.

La única posibilidad de que esto no ocurra es que en estos pocos días previos el presidente Barak Obama se ponga de acuerdo con la oposición y encuentren una fórmula.

Se descarta que el gobierno de Estados Unidos haga trampas para salir del aprieto. Por ejemplo, inflando su PIB podría hacer que baje el porcentaje de la deuda, como se ha hecho en Bolivia.

Por lo tanto, es casi inevitable que se produzca esta contracción fiscal de características brutales.

Esto haría que 25% de la economía del mundo, que representa Estados Unidos, entre en el congelador, lo que sería muy grave porque se sumaría al congelamiento en que ya está Europa, que representa 24% de la economía del planeta.

Para que los precios de las materias primas que nuestro país exporta se mantengan en niveles altos habrá que esperar que los nuevos reyes magos del oriente, sobre todo China e India, tomen el liderazgo de la economía del mundo.

Y que esos dos países vuelvan a representar 80% de la economía del mundo, como lo hacían en 1820.

Demasiados elementos tendrían que combinarse para que se dé esta tabla de salvación para un país que ha decidido, por siempre, exportar solamente materias primas, desalentando o directamente combatiendo las exportaciones de bienes con valor agregado.

O sea que para librarnos de esta nueva amenaza de fin del mundo hay que tomar previsiones.

Montarse en una balsa de totora no serviría. Otros están probando desde hace tiempo con neumáticos inflados.

Vacaflor.obolog.com

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Subirse a una balsa no serviría

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.