Avisar de contenido inadecuado

Somalia como espejo

{
}

Economía de palabras

Un país de importadores

Humberto Vacaflor Ganam

Las papas que se consumen en La Paz y El Alto son producidas en Perú, igual que las cebollas y los tomates.

Por otro lado, la gasolina que llena los tanques de los vehículos bolivianos es comprada de Chile, mientras que el GLP llega desde Argentina. Las “pasankallas” que se venden en Copacabana son, en realidad, hechas en el Perú.

Y ya sabemos de dónde viene la ropa que se vende en Bolivia, nueva o casi nueva. La explicación de un informe oficial sobre el tema de las papas o las cebollas peruanas es que en el departamento de La Paz el nivel de ingresos de la gente no permite competir con los costos de producción de Arequipa.

¿Qué actividad económica genera este tan alto nivel de ingresos de los campesinos paceños, a tal punto que no puedan producir ni papas ni cebollas? Hay actividades ilegales que están detrás de esta situación. El contrabando, la coca y la droga.

Si esta situación es buena para los agricultores de los países vecinos, lo es también para todos los importadores.

Dicen que nunca las empresas importadoras de automotores habían tenido tantas ventas como ahora. El parque automotor sigue creciendo a pesar de que está prohibida la importación de vehículos usados fabricados antes de los últimos cinco años.

Los balances que hace el ministro Luís Arce Catacora, y repiten algunos “expertos” en economía, está lleno de orgullo por el nivel de la demanda en Bolivia. La macroeconomía está bien, dicen esos expertos.

¿Pero, estamos yendo por buen camino? Una situación similar se daba en Somalia en los años ochentas. Todo se importaba y sólo se producía la droga llamada “khat”.

Las actividades ilegales se fueron imponiendo de al manera que pronto el Estado somalí dejó de existir. Expiró. Allí, donde había un país llamado Somalia, desde 1991 sólo existe un territorio sin leyes, de donde parten barcos piratas que dominan en el océano Índico. Los productores de “khat” se han organizado y ahora tienen sus propias leyes, que rigen sólo en el territorio comprendido por los cultivos de esta droga. Un territorio del tamaño del Chapare boliviano.

¿Estamos yendo bien? ¿Podemos estar orgullosos de lo que podría ocurrir con Bolivia si las actividades ilegales llegaran a imponerse y desalentar a las legales?

{
}
{
}

Comentarios Somalia como espejo

buenoque decir si mi pais se va a la ierda sera por culpa de la gente del mas y sus socios y bolivianos que no hacemos nada para enfrentar el abismo que cada dia se acerca a las puertas del katarismo.
alejandro alejandro 10/02/2010 a las 05:39
mientras nos ocupamos de joder con patzi otros paises estan haciendo negocios con la vieja europa y por eso n nuestro cansiller los demanda que ironia...............
Alejandro Alejandro 10/02/2010 a las 05:43
Este gobierno no tiene dirección. Al ser solamente un proyecto de poder, no tienen idea de la constitución de una verdadera nación. Este gobierno está perdido con sus experimentos teóricos ¿no? Sr. García Linera?
luis luis 12/02/2010 a las 23:01

Deja tu comentario Somalia como espejo

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.