Avisar de contenido inadecuado

Socialistas y en guerra

{
}

Economía de palabras

Mientras estábamos de fiesta

Humberto Vacaflor Ganam

La fiesta de Tiwanacu estuvo muy linda, aunque con menos público que hace cuatro años. Los festejos de la reasunción, o reentronización, colmaron las expectativas, incluso si apenas llegaron cuatro presidentes de los diez invitados. No saben lo que se perdieron.
No vino, por ejemplo, la presidente de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner. Después se supo que había estado muy ocupada para convencer a la Toyota sobre la ventaja de comprar litio argentino para sus futuros automotores eléctricos.
Los argentinos consiguieron el mejor comprador para su litio, aunque no tienen los gigantescos yacimientos que tiene Bolivia.
Con sus pequeños salares, Argentina ha logrado en los últimos veinte años los mejores contratos para vender litio, firmados mientras los bolivianos o estábamos dudando o estábamos de fiesta. En el primer caso fue cuando el presidente Jaime Paz Zamora estaba dudando sobre si firmar o no el contrato con la Lithco, y en el segundo caso fue cuando el presidente Morales estaba entregado a los mimos de las musas de Qullasuyu.
Otro ausente de la fiesta de Tiwanacu fue el brasileño Lula da Silva.
Ese mismo día el gobierno peruano estaba firmando en Lima, con Lula y el presidente de Petrobrás, José Sergio Gabrielli, el contrato para que la petrolera brasileña invierta en la explotación del petróleo de las selvas peruanas.
Es decir que mientras los bolivianos festejamos la llegada del Apu Mallcu, países vecinos hacen lindos negocios para vender sus materias primas.
La prensa chilena criticó al gobierno de la señora Michele Bachelet, que estuvo en las fiestas bolivianas, por no haber previsto la firma del contrato para la venta del litio argentino a la Toyota.
La sospecha de los expertos chilenos es que la empresa japonesa hizo un cálculo muy fácil: ¿cuál país presenta las mejores ventajas para la explotación de los yacimientos de litio?
Los chilenos habrían sido descartados por la rigidez de sus condiciones, con plazos de hierro para la vigencia de los contratos.
Y es probable que los japoneses hayan descartado el litio boliviano porque no se imaginan cómo será la relación con un país socialista en guerra con el capitalismo.
Lo cierto es que mientras estábamos de fiesta, dos países vecinos hicieron lindos negocios.
¿Negocios? No gracias, somos socialistas.

{
}
{
}

Comentarios Socialistas y en guerra

Felicidades! Me gustò leerlo. Un inglés de Cambridge no lo habria hecho mejor.
Gonzalo Gonzalo 03/02/2010 a las 15:59

Deja tu comentario Socialistas y en guerra

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.