Avisar de contenido inadecuado

Las sobras del gas

{
}

Economía de palabras

 

El gasómetro Mutún

 

Humberto Vacaflor Ganam

 

El proyecto siderúrgico Mutún no funciona, es cierto, pero cumple una función irremplazable: sirve para saber cuánto gas natural queda a disposición de los bolivianos después de que ha sido atendida la demanda de Argentina y Brasil.

La “guerra del gas”, que se libró a principios de este siglo, se ha convertido a estas alturas en un penoso conteo de las sobras del gas natural que los bolivianos pueden disponer.

Ha dejado de valer aquello de que “el gas es para los bolivianos”. La triste realidad es que: “las sobras del gas son para los bolivianos”.

La Jindal pidió para la siderurgia del Mutún 10 millones m3/d y cuando le dijeron que eso no se podía, pues redujo sus exigencias a 6 millones, pero tampoco fue posible, porque el gobierno ofreció 2 millones. Fue cuando la empresa se fue a la India. Más lejos no podía irse.

Pues ahora, el muy dadivoso presidente Evo Morales dice que su gobierno no ha olvidado el Mutún y que lo relanzará en 2017 usando 300.000 m3/d de gas. Es decir 3% de lo que había pedido Jindal.

El volumen equivale a 0,5% de actual producción de gas, a 1% de lo que se envía a Brasil y a 0,7% de lo que se envía a Argentina.

Este gasómetro permita apreciar el verdadero valor que le da el gobierno a la siderurgia, a la industria de industrias en pleno auge de la industrialización.

Hay un problema adicional. Como YPFB está ahora en campaña y produce más noticias que petróleo, no le ha informado al presidente Morales que en 2017 quizá no existan sobrantes del gas porque el agotamiento de los megacampos se habrá acelerado.

La propia Fitch Ratings ha dicho que ese año Bolivia podría estar en aprietos para atender los compromisos de exportación de gas a Argentina y Brasil.

Pero algo se está haciendo. El taladro de PDVSA está yendo a Lliquimuni. Demora un poco, es cierto, pero va. Son seis años que dura este viaje. Pero va.

Y comenzará a operar en diciembre, según la promesa de YPFB. En plena época de lluvias. Carlos Miranda Pacheco dice que ese solo anuncio es una desvergüenza, porque YPFB ha dicho más de una vez que en época de lluvias no puede operar el taladro.

Pero el gas es para los bolivianos. YPFB lo ventea o lo vende y lo que cae es para los bolivianos.

Vacaflor.obolog.com

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Las sobras del gas

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.