Avisar de contenido inadecuado

Secretos para ocultar una crisis

{
}

Recuerdos del presente

 

Excelente manejo de crisis

 

Humberto Vacaflor Ganam

 

En esto de administrar la crisis, el gobierno del MAS está alcanzando alturas de vértigo. Quizá se merezca un aplauso o un honoris causa adicional.

Ha destapado un torpe negocio del alcalde de Cochabamba, por un monto ridículo, de menos de un millón de dólares, y con eso ha conseguido el prodigio de ocultar, para la opinión pública, el tremendo fracaso de Bulo Bulo, con una inversión de 953 millones de dólares.

Un excelente manejo de medios, sumado a la pertinaz decisión de YPFB de ocultar los datos de la principal actividad de la economía legal, han provocado que incluso el senador Oscar Ortiz se canse de denunciar que la planta de urea está parada desde marzo.

El encargado sólo repite que se trata de un “paro programado”, y luego espera que todos entiendan que eso es normal en una planta que está flamante y que ha costado más que todas las plantas industriales instaladas por el Estado boliviano juntas.

Este prodigio de manejo de crisis se dio, casualmente, cuando se recordaba en el mundo el día de la Libertad de Prensa. Sonó a ofensa. Pero nadie se dio por aludido.

Los prodigios en este manejo de crisis se van acumulando. De la planta de Yacuiba, de nombre Carlos Villegas, no se habla para nada. Costó 700 millones y ahora está usando apenas 23% de su capacidad instalada.

Y, ya que el interlocutor no responde ni da señales de vida, el gobierno ha decidido llegar al extremo, a los límites, a la última frontera: anuncia la instalación de una planta de licuado de gas natural en el puerto peruano de Ilo, para exportaciones a ultramar.

El prodigio consiste en decir esto a pesar de que todos saben que el gas se ha acabado. Ni siquiera se sabe cuándo se conocerá el informe sobre las reservas, que debe elaborar una empresa seleccionada con cinco años de demora.

En esto de manejo de crisis conocí hace algunas décadas a un chileno que, por supuesto, se llamaba Eugenio, y apellidaba Tironi. Era un maestro, pero quizá nunca soñó con alcanzar las alturas de manejo de crisis de este gobierno boliviano.`

Solía decir que manejar una crisis es muy delicado, casi como desactivar una bomba de tiempo, pero que lo aconsejable es que quienes han cometido un error, no lo repitan ni lo hagan burla. Tampoco aconsejaba el cinismo.

Vacaflor.obolog.com

{
}
{
}

Comentarios Secretos para ocultar una crisis

Decididamente tiene razon...
Ricardo Pedraza Arredondo Ricardo Pedraza Arredondo 05/05/2018 a las 17:40

Deja tu comentario Secretos para ocultar una crisis

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.