Avisar de contenido inadecuado

Se acaba el gas en Bolivia

{
}

Recuerdos del presente

 

Escasez de gas

 

Humberto Vacaflor Ganam

 

El volumen de gas que sigue saliendo de las viejos campos descubiertos el siglo pasado está disminuyendo a un ritmo un poco más acelerado del previsto.

En este momento, la producción está por debajo de los 60 millones m3/d, incluso por debajo de 57 millones, con tendencia a seguir cayendo.

El gas de Incahuasi y de los bolsones descubiertos durante el anterior proceso electoral por la Repsol en Margarita, todavía no ha llegado a la red de gasoductos.

Los volúmenes que van a Brasil y Argentina están disminuyendo como resultado de esta crisis. Al parecer, el gobierno está negociando con esos países para que el tema no alcance notoriedad de conflicto, quizá jugando con los pagos demorados, con uno de esos países, y con negociaciones del próximo contrato, con el otro.

Es que las inversiones fueron insuficientes desde que, en 2006, el gobierno lanzó la negociación con las petroleras, que decidió llamar “nacionalización” por recomendación de Walter Chávez.

Ahora, cando las petroleras están pagando menos que en los tiempos de Sánchez de Lozada, se podía esperar que invirtieran un poco más, pero eso sería tarde para resolver la actual crisis.

Un campo descubierto tarda, según cálculos de Carlos Darlach, doce años en promedio antes de estar conectado a la red de ductos. El mismo experto, doctor en geología, dice que, como van las cosas, Bolivia podría verse en la necesidad de importar gas natural en la próxima década.

Lo bueno de eso es que la próxima década el precio del gas natural en todo el mundo estará al alcance de cualquier país. En este momento, ese precio es el más bajo de los últimos treinta años. En 2005 estaba en US$ 15,37 por millón de BTU y ahora está en US$ 2,04. El gas natural licuado australiano que llega a China y Japón cuesta US$ 4,40, más o menos lo que costó el gas natural licuado que Estados Unidos envió a Brasil hace un mes, como su primera exportación hacia Sudamérica.

Quizá convenga ahora que los gobernantes bolivianos aprendan de lo que está haciendo Arabia Saudita, que ha decidido dejar de depender del petróleo y está sembrando los ingresos de las que seguramente serán sus últimas exportaciones de crudo.

Este es un proceso de “cambio, y fuera”.

Vacaflor.obolog.com

{
}
{
}

Deja tu comentario Se acaba el gas en Bolivia

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.