Avisar de contenido inadecuado

Revoluciones efímeras

{
}

Economía de palabras

Entre boom y crack

Humberto Vacaflor Ganam

El pensador venezolano Moisés Naím, autor del muy difundido libro “El fin del poder”, dice que América latina es la región del mundo donde se producen con mayor frecuencia los “booms” de los altos precios y los “cracks” de las crisis.

Todo esto porque la región sigue condenada a depender de las materias primas y sus altibajos en los precios, lo que todas las otras regiones del mundo han dejado atrás. Fue una entrevista del diario

El Comercio de Lima que recogió esa opinión de Naím, quien postula que en este momento en nuestra región el poder es más fácil de usar, más difícil de mantener y más fácil de perder. Sobre la situación de América latina frente a la globalización, otro economista, más famoso que Naím, porque recibió el Premio Nóbel de Economía, Joseph Stiglitz, dice que la región es la que menos ventajas obtuvo de la globalización.

Estos diagnósticos ganan credibilidad con la actual crisis política que se vive en la región, reflejo inmediato de la caída de los precios de las materias primas. La Argentina de la señora Kirchner no podía seguir pagando los planes de asistencia que había creado cuando los precios de las exportaciones argentinas estaban muy altos y ella podía crear impuestos extraordinarios a los productores, o extorsionarlos.

El desastre venezolano quizá no hubiera sido tan evidente si el precio del petróleo se mantenía en 140 dólares el barril, pero cuando está en solamente 40 dólares resulta imposible ocultarlo.

La corrupta administración brasileña, igualmente muy dadivosa, pero sobre todo corrupta, hubiera pasado inadvertida si no se daba la actual crisis de los precios. Y en Bolivia el gobierno no estaría tan desesperado por hacer referendos si los precios siguieran diez veces más altos que los que existían antes de 2006.

Estas “revoluciones”, se ve ahora, duran lo que los altos precios de las materias primas. Aparte de festejar los altos ingresos, distribuirlos entre sus allegados de manera muy caprichosa, como se vio en el caso del Fondo Indígena, quedan manchadas por la corrupción.

Naím dice que los latinoamericanos tienen “una recién adquirida intolerancia a la corrupción”. Es que los festines han sido descarados.

Habrá que saber qué otras “revoluciones” traen los siguientes precios altos de las materias primas, y si duran más que las últimas.

Vacaflor.obolog.com

{
}
{
}

Deja tu comentario Revoluciones efímeras

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.