Avisar de contenido inadecuado

LOS PRODIGIOS DE LA NARCO-INDUSTRIA

{
}

Recuerdos del presente

Los prodigios del narco

Humberto Vacaflor Ganam

El túnel de 1.500 metros construido por los empleados del Chapo Guzmán en México tendría que figurar entre las maravillas de la ingeniería moderna, pero es probable que ni los ingenieros ni las academias lo quieran admitir.

El uso de submarinos fabricados a medida, cuando los de la finada URSS dejaron de servir, las avionetas desechables, los globos dirigibles, son prodigios que se dan gracias al ingenio y a los millones de la industria más próspera de estos tiempos.

Otros prodigios, ya no de ingeniería, sino más sutiles, se dan en la política, como lo sabemos muy bien los bolivianos aunque hayamos decidido cerrar un ojo, y hasta los dos, para no verlos.

Generales convertidos en mulas, unas mulas con estrellas doradas, coroneles, ministros, amautas andinos coronadores de prodigios de la política, bartolinas y bartolinos, pero sobre todo bartolos, que somos los que miramos este festín y conservamos alguna capacidad de asombro.

Es, definitivamente, la industria más próspera, que lleva su osadía hasta los últimos límites. ¡Ha llegado incluso a incursionar en la delicada, y a veces santa, arena de las relaciones diplomáticas!

La industria más próspera puede invertir, y mucho, en el mejoramiento de su cadena de producción.

El Comercio de Lima informa que los cultivos de coca en el VRAEM han superado en la calidad del producto a los de Huallaga, porque están usando moderna tecnología de riego, además de fertilizantes de última generación.

Algo parecido dice el experto Franklin Alcaraz, cuando explica cómo es que incluso una menor área de cultivo puede producir más hojas —y más droga—, lo que pone en duda las cifras del gobierno y los elogiosos informes de Unión Europea.

Las conversaciones de paz en Colombia están chocando con la reticencia de algunos grupos de las FARC que no aceptan renunciar al negocio de la droga con el pretexto de la paz. El debate Uribe-Santos es solamente sobre nimiedades: la cosa se está decidiendo entre los narcos de las FARC.

Decía Roberto Suárez que él tenía más aviones que la FAB. Las avionetas que tiene ahora el narcotráfico en Bolivia, según lo denuncian desde Perú, superan las 300.

Hay 20 escuelas de pilotaje en Santa Cruz. La demanda de pilotos es muy grande y creciente.

Y hay compañías de seguro para pilotos en la economía sumergida.

Vacaflor.obolog.com

{
}
{
}

Deja tu comentario LOS PRODIGIOS DE LA NARCO-INDUSTRIA

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.