Avisar de contenido inadecuado

La primera suegra y sus guerras

{
}

Recuerdos del presente

La suegra y su guerra

Humberto Vacaflor Ganam

 

Desde Troya, para entender las guerras hay que descubrir cuáles son las mujeres que las causaron.

Ahora hay una guerra que se está librando en territorio cruceño y que tiene como protagonista a una ministra a la que el presidente llama “mi suegra”.

Esta señora muestra más decisión en su afán de acabar con el poder económico cruceño que el senador masista que encabezó en 2008 un ejército de cocaleros dispuestos a
destruir la ciudad capital.

Y tiene más valor que los militares que debían secundar aquel “Terebinto cocalero” pero que optaron por recomendar que se evite el combate en un desfavorable escenario
urbano.

La señora tiene más inteligencia que quienes contrataron a un mercenario que debía penetrar el poder cruceño, y destruirlo por de dentro, aunque las cosas salieron muy mal y
el caballo terminó degollado por quienes lo habían ensamblado.

La suegra ha concebido una trama que no tendría que fallar, dirigida contra los nervios más sensibles del poder cruceño. Quiere acabar con ese poder arrasando las tierras
que producen alimentos. Quiere matar el modelo cruceño porque se levanta como
alternativa legal al modelo nacido en el Chapare.

El plan estuvo a punto de fracasar cuando se produjo el desalojo de sus peones de la zona de Limoncito. Y cuando los productores afectados recuperaron el habla y comenzaron
a exigir que los asaltantes fueran enjuiciados y llevados a la cárcel.

Fue cuando la suegra decidió desnudar su estrategia. Si quieren guerra, la tendrán. Admitió que maneja el INRA. Denunció que sólo nueve de los 70 predios asaltados tienen
derechos propietarios a los que no les falta algún detalle. Y que entre ellos
hay extranjeros, los aliados más eficientes del poder cruceño.

“Vamos a desalojar a los avasalladores, pero a todos los avasalladores, comenzando por
los extranjeros que trabajan tierras de los bolivianos”, es la consigna que
repiten ahora los sirvientes de la señora.

La suegra sabe cuánto peso tiene su poder. Y sabe qué nervios y tendones del principal
personaje del poder puede ella estrujar con el puño hasta lograr lo que quiere.

Hay países extranjeros que han movilizado a sus embajadores para que defiendan a los
blancos elegidos por la señora.

Mientras el público es entretenido con temas pedestres, esta guerra comienza a hacer
ruidos.

Vacaflor.obolog.com

 

{
}
{
}

Deja tu comentario La primera suegra y sus guerras

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.