Avisar de contenido inadecuado

Preguntita en Londres

{
}

Economía de palabras

 

Pregunta en Londres

 

Humberto Vacaflor Ganam

 

Un impertinente periodista inglés asumió que en las conferencias de prensa las preguntas deben ser respondidas incluso por ministros bolivianos, cuando quiso interrogarlos la semana pasada.

Se le ocurrió preguntar, después de la exposición sobre las ventajas de invertir en Bolivia, cuántos de los proyectos mencionados para los siguientes diez años serían adjudicados por licitación abierta y cuántos por invitación directa.

Se nota que el periodista era ajeno a los conflictos, quizá de no de conciencia sino de porcentajes, que tuvo el gobierno boliviano cuando se destaparon detalles del proceso de adjudicación de contratos en los últimos diez años.

No sabía, el pobre, que en 2007 más de 80% de las adjudicaciones fueron hechas mediante licitación y en 2015 sólo 2%, porque ya el gobierno había entendido lo que son las adjudicaciones, o las comisiones, de los contratos por invitación directa.

Los ministros bolivianos, acostumbrados a que las preguntas de los periodistas pueden ser ignoradas, salvo que el periodista quiera ser castigado, optaron por no responder.

El “chairman” de la reunión, un inglés con aires de lord, se extrañó ante esta “very peculiar” situación y pidió a los ministros bolivianos que respondan a la pregunta, porque es la usanza de toda conferencia de prensa.

Un largo silencio siguió a esta llamada de atención, hasta que un ministro boliviano decidió responder, aunque terminó sin aclarar la cuestión, pues dijo que el gobierno vería cuáles proyectos serían adjudicados por licitación y cuáles por invitación.

Ahora que las empresas chinas están sometidas a un forzado silencio, y sus mejores figuras están incomunicadas, salvo cuando deben negar lo que dijeron contra algunos ministros, la pregunta del periodista inglés representa un enigma.

Si no hay empresas chinas que se puedan adjudicar los contratos porque reciben el visto bueno, o por lo menos la venia cómplice, del primer ciudadano del país, ¿qué se debe hacer?

Los ingleses no califican porque no tienen la llegada directa que tenían los chinos al poder, al emperador después de haber contratado a su bienamada. Ni están enterados de las comisiones que se habían establecido para este tipo de negocios.

Los ministros sintieron vergüenza –se presume– cuando se vieron desenmascarados en este tema.

Moraleja: cuando los ministros bolivianos vayan a otro país, deben saber que los periodistas tienen derecho a preguntar y, ellos, la obligación de responder. Y que fuera de las fronteras bolivianas rige la libertad de prensa.

Vacaflor.obolog.com

{
}
{
}

Deja tu comentario Preguntita en Londres

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.