Avisar de contenido inadecuado

Populistas impopulares

{
}

Economía de palabras

Populistas impopulares

Humberto Vacaflor Ganam

La versión más moderna del peronismo, y la más corrupta, fue derrotada en Argentina en las elecciones internas obligatorias, lo que deja al gobierno del presidente Mauricio Macri confiado en lo que pueda pasar en las elecciones de renovación parlamentaria de octubre.
Es la tercera derrota que un gobierno populista sudamericano sufre en este siglo en elecciones libres, si no se cuentan las derrotas del masismo en elecciones municipales. La primera derrota fue también del peronismo, el 26 de octubre de 2015, y la segunda vuelta el 22 de noviembre, cuando ganó Mauricio Macri.
La segunda derrota fue del chavismo en Venezuela, el 22 de diciembre de ese mismo año, cuando 55,2% de la población apoyó a la opositora Mesa de Unidad Democrática. Y eso que también en Venezuela, los votos “ponderados” valen más que los otros, como en Bolivia.
La tercera derrota de los populistas demagogos fue en febrero de 2016, cuando el referéndum boliviano dio el triunfo del NO, sobre la posibilidad de que Evo Morales vuelva ser candidato en 2019.
La peor derrota de estos gobiernos es la que se da en Argentina, donde la señora Kirchner acaba de ser derrotada por un secundario candidato del frente de Cambiemos de Macri. Es la segunda derrota consecutiva del peronismo. Lo que hizo el gobierno fue impedir que entren votos de contrabando, de Paraguay y Bolivia, cerrando esas fronteras.
Los gobiernos de Bolivia y Venezuela no quieren tener una segunda derrota. Se lo ha visto en Venezuela, donde Nicolás Maduro hizo un fraude descomunal para elegir a una “constituyente” que debe obedecerle. Incluso la empresa contratada para contar los votos denunció el fraude. Los venezolanos preparan otra solución.
En Bolivia, el gobierno ha decidido no llamar, por nada del mundo, a un nuevo referéndum, porque no quiere una segunda dosis de la misma medicina, más fuerte. Por eso está pergeñando una elección que evite un referéndum. Aquí, los votos de contrabando no vienen de afuera, sino de los “pueblos originarios”, donde nadie sabe cuántos son pero cuyos votos son milagrosos: eligen parlamentarios muy baratos.
De lo que resulta que aquello del “populismo” es una falacia, porque no son tan populares que digamos: dependen del fraude o del contrabando de votos.
Vacaflor.obolog.com

{
}
{
}

Deja tu comentario Populistas impopulares

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.