Avisar de contenido inadecuado

El Plan C del MAS

{
}

Economía de palabras

 

El plan C

 

Humberto Vacaflor Ganam

 

Después del desastroso resultado del referéndum 3D, el gobierno tiene por lo menos dos opciones: renunciar a la idea de presentar a su líder en 2019 o avanzar en el proyecto de transformar al parlamento en una constituyente para que se tome el tiempo que quiera en sus reformas y de esa manera el líder permanezca en el cargo.

Todo esto con el propósito de evitar, o al menos aplazar, el  momento en que la justicia, de la cual se dice que tarda pero llega, los lleve a todos a la cárcel, como está ocurriendo con los países donde gobiernos similares fueron derrotados en las urnas.

Ir a las elecciones de 2019 es riesgoso porque algún candidato opositor, a estas alturas cualquiera de ellos, podría derrotar al caudillo y mandarlo a su cato, o a su restaurante, o a la justicia, para que responda por muchas cosas.

Aplicar la fórmula de la constituyente es algo que los asesores cubanos, los omnipotentes asesores cubanos, recomendaban incluso por encima de la solución de la consulta al TCP. Lo hacían por comodidad intelectual, pues esa fórmula de la constituyente la aplicaron en Venezuela, hasta ahora con éxito. Del resultado de la gestión, del estado de la nación, de la salud de la economía, los cubanos no saben nada, ni les interesa: son castristas.

Pero como la política es una ciencia de la experimentación, en Bolivia está surgiendo una tercera vía, un plan C, que surge ante la eventualidad de que los planes A y B fracasaren.

En realidad es una previsión. Si tiene que llegar la justicia, si los pecados deben ser pagados, ¿cómo hacer la cosa llevadera? Chonchocoro es muy frío, Palmasola muy riesgoso, San Pedro muy ruidoso. ¿Qué hacer?

Dos masistas corruptas mostraron el camino la semana pasada. Las señoras Julia Ramos y Nemesia Achacollo dejaron la cárcel para acogerse al arresto domiciliario. Es cierto, son casos de corrupción por sumas “menores”, unos cuantos cientos de millones de dólares solamente. (El Fondo Indígena usó 615 millones de dólares, que han desaparecido).

¿Se puede estar en arresto domiciliario y atender un restaurante al mismo tiempo? Escribir libros es posible, pero dar cátedra en la universidad no se puede, ni siquiera si el reo tuviera título universitario.

Son detalles que deben resolver quienes elaboran el Plan C.

Vacaflor.obolog.com

 

{
}
{
}

Deja tu comentario El Plan C del MAS

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.