Avisar de contenido inadecuado

La pesadilla del gas

{
}

Recuerdos del presente

La pesadilla del gas

Humberto Vacaflor Ganam

 

En vista de que todos los columnistas han decidido escribir contra el gobierno, me siento aliviado y vuelvo a los temas que siempre he preferido. Como el precursor, digo a mis colegas que cuentan con mi simpatía.

Me pasó lo mismo con el gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada cuando, de pronto, todos los columnistas decidieron criticarlo y me quitaron la exclusividad.

Cuando estaba a punto de caer ese gobierno, propuse que se le diera la opción de seguir, pero la unanimidad era muy grande para derrocarlo.

Ahora, imitando lo que hizo Roberto Begnini en Italia respecto de Silvio Berlusconi, quisiera decir que el gobierno del MAS no es tan malo que digamos. Y quisiera darle algún mérito, por algo bueno que hubiera hecho. Y no se me ocurre nada. Pero no voy a renunciar a la idea. Un día de estos es probable que descubra algo bueno de este gobierno, y por Dios que lo diré.

Mientras tanto, el tema que me preocupa es la situación del gas natural. Ocurre que hace pocos días leí en la revista de la Cámara de Hidrocarburos una entrevista con el representante de la Total en Bolivia, un señor de nombre cristiano: Loïc Laurandel.

Dice este señor que Incahuasi tiene la posibilidad de convertirse en un mega-campo, que venga a reemplazar a todos los que están en declinación, sobreexplotados en los últimos diez años. Incahuasi, la esperanza, podía titularse la noticia.

Pero el optimismo duró muy poco. Ahora se informa que el campo redujo su producción en 74% y pasó de producir 6,5 millones m3/d a solamente 1,6 millones en los últimos días.

Eso debido a que Brasil ha decidido reducir sus compras y llevar las cifras a los mínimos históricos. Hubo algunos días de enero en que el país vecino apenas pidió 8 millones m3/d, a pesar de que el contrato dice que, como mínimo, debe pedir 24 millones.

Algo saben los países vecinos que están ensayando, en nuestras narices, cómo se las arreglarán cuando deban prescindir del gas boliviano. Quizá sepan que, como dicen los datos de las petroleras, el gas boliviano se irá extinguiendo como vela que se paga, hasta desaparecer.

Ojala hubiera un Ministerio de Comunicación que informara de estas cosas.

Vacaflor.obolog.com

 

{
}
{
}

Deja tu comentario La pesadilla del gas

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.