Avisar de contenido inadecuado

Pecados petroleros del socialismo del siglo XXI

{
}

Recuerdos del presente
 

Pecados petroleros

 

Humberto Vacaflor Ganam

 

El año nuevo se abrió con las promesas que hizo en Brasilia la señora Dilma Rouseff de acabar con los corruptos que tiene Petrobrás dentro de la empresa y con los enemigos que tiene fuera de ella.

Callado, nuestro presidente Evo Morales estaría pensando en los problemas parecidos que tiene YPFB, con muchos corruptos internos, que deberán ser descubiertos por una comisión.

El socialismo del siglo XXI tiene una especie de debilidad con el sector petrolero; es su talón de Aquiles: Nicolás Maduro no sabe cómo darle oxígeno a PDVSA, Dilma no atina a revivir a Petrobrás y Morales no entiende cómo los pecados de YPFB se han  hecho públicos y están llegando tan cerca de su oficina.

La oposición brasileña ha respondido a la señora Rouyseff diciendo que los corruptos que están matando a Petrobrás fueron puestos por ella y su partido. Y que no venga a dárselas de correcta.

En Bolivia nadie ha hablado tan claramente, hasta ahora, sobre el origen de la crisis de YPFB que, como todos saben, no tiene relación solamente con la oficina de comunicación de la empresa en Santa Cruz. Esa podía ser sólo una cortina de humo para cubrir lo verdaderamente grande.

Nadie ha ofrecido a la comisión investigadora, por lo menos públicamente, alguna ayuda para su trabajo.

• Podría comenzar preguntando por qué YPFB pagó 180 millones de dólares adicionales por la planta de Río Grande después de que el trato con la empresa vendedora se había cerrado por 80 millones, y pagada esa suma.

• Otra cosita que se debe averiguar es por qué la auditoría encomendada por el propio MAS no fue nunca presentada al público,  y sus autores sometidos a presiones y amenazas.

• Y se debe averiguar qué pasa con el Recon, el petróleo reconstituido, cuya venta ha caído en manos de gente sin escrúpulos.

• La danza de los “costos recuperables” alcanza a  mucha gente y a niveles muy altos.

El presidente Morales no había asistido al juramente de Dilma hace cuatro años, porque no se llevaba bien con ella, pero ahora decidió estar a su lado.

Hace cuatro años, Morales decía que todos los expresidentes bolivianos formaban el “sindicato de corruptos confesos”. Desde que ha contratado a dos de ellos parece haber cambiado de actitud ante los pecados que se cometen en el poder.

Vacaflor.obolog.com

{
}
{
}

Deja tu comentario Pecados petroleros del socialismo del siglo XXI

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.