Avisar de contenido inadecuado

El país se cae y el gobierno quiere que sólo hablemos de 2019

{
}

Recuerdos del presente

Perdices bien mareadas

Humberto Vacaflor Ganam

Bolivia está a punto de quedarse sin gas natural y verse en la necesidad de importarlo dentro de pocos años, quizá en 2020, pero el país entero está entretenido en un debate sobre las elecciones de 2019, y sobre si el presidente Evo Morales será o no será candidato.
Se nos viene el desastre, porque, además, las importaciones son mayores a las exportaciones en 1.000 millones de dólares, la inflada burocracia estatal tendrá salarios que se paguen con crédito del exterior, y los países vecinos organizan un cerco para librarse de la droga boliviana.
Mientras tanto, como se nos fuera la vida en eso, los bolivianos sólo hablamos de las elecciones de 2019 y sobre la posibilidad de que se anule el referéndum de hace un año, en que la candidatura de Evo Morales para esas elecciones fue descartada por el voto de los bolivianos.
Chile ha cerrado doce puntos fronterizos porque no quiere seguir recibiendo la droga boliviana, Argentina ha levantado una malla entre La Quiaca y Villazón, mientras en Bermejo se proyecta un muro para frenar la droga boliviana, y Brasil moviliza un ejército en la frontera, que ha sido tomada por mafias que operan desde Bolivia.
Pero los bolivianos han decidido mirar hacia las elecciones de 2019, que se harán dentro de tres años. El presidente ha propuesto esta agenda y los bolivianos la han aceptado, dejando todo el resto para después.
El presidente del senado, Alberto González, ha dicho que Petrobrás no podrá firmar el contrato de ampliación de la compra de gas boliviano y el presidente Morales ha dicho que YPFB debería ocuparse ahora, desesperadamente, de encontrar nuevos yacimientos de gas.
Eso lo dijo el presidente en un lapsus en el que se apartó del tema electoral, que ahora lo ocupa totalmente. Lo importante, para él, es que Bolivia defina quién será el presidente entre 2020 y 2025; lo demás no le interesa.
El problema es que en ese lapso Bolivia deberá comenzar a importar gas natural porque el que ahora tiene se habrá agotado y deberá, para comenzar, cortar las exportaciones y luego anunciar a los consumidores internos que el gas natural importado será más caro, mucho más caro del que se consume ahora. La diferencia de precios será de 1 a 6.
Pero los bolivianos hemos decidido seguir el juego al gobierno y pensar sólo en las elecciones de 2019. Una especie de ruleta rusa, o china. Los líderes de la oposición no han entendido la jugada.
Vacaflor.obolog.com

{
}
{
}

Deja tu comentario El país se cae y el gobierno quiere que sólo hablemos de 2019

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.