Avisar de contenido inadecuado

La pachamama violada

{
}

Economía de palabras

Medidas desesperadas

Humberto Vacaflor Ganam

Abrir todos los parques nacionales para que sean explotados por las petroleras es algo que no había hecho ningún gobierno hasta ahora, ni siquiera el de Luis García Meza.

Y anunciar, además de eso, nuevos incentivos para que las petroleras se decidan a invertir no lo había hecho ni siquiera René Barrientos Ortuño.

Es que ahora, el gas descubierto por anteriores gobiernos se está agotando y el actual gobierno mira con angustia que se acaba la mamadera que estuvo chupando sin ni siquiera respirar.

Las medidas desesperadas que aprueba el gobierno con el DS 2366 y las que se propone aplicar con leyes específicas, no han sido debatidas con nadie, con ninguna de las 36 nacionalidades, suponiendo que existieran y que se las respetara.

Un total de 24 millones de hectáreas del territorio nacional han sido abiertas, cubriendo once de las 22 áreas protegidas, porque el gobierno necesita contar con recursos para hacer inversiones como las que hizo hasta ahora.

Si la medida va contra la constitución, lo puede denunciar cualquier ciudadano, incluido el Defensor del Pueblo, y no hay razón para amenazarlo, como ha hecho el más versátil de los funcionarios del masismo, Héctor Arce, al que sólo le falta ocupar el cargo de ministro de Salud para haber ocupado todos los existentes.

Las urgencias, dice la gente que sabe, no es buena consejera. Aprobar tan deprisa, medidas como las que critica don Rolando Villena e incluso el diario londinense The Guardian, puede traer malas consecuencias.

El diario lomdinense The Guardian denunció estas medidas del gobierno como un atropello al medio ambiente, como una violación a la naturaleza.

Los parques nacionales han sido definidos luego de largos análisis, que duraron décadas, porque son territorios decisivos para el ecosistema nacional.

No se puede hacer discursos acerca del calentamiento de la tierra y, al mismo tiempo, ordenar que el parque TIPNIS sea avasallado por una carretera y que otros once parques sean violados por las petroleras.

Puede ser que algunos bolivianos finjan que no se han percatado de esta contradicción, pero, por favor, dejen de tratar a todos los habitantes de Bolivia como si fueran deficientes mentales.

Y aquello de legalizar los cocales del Chapare con el pretexto de que van a pagar impuestos es otra patraña. Lo sabemos todos.

Después de que había sido distribuida esta columna, en el gobierno han surgido dudas sobre aquello de cobrar impuestos a los cocaleros del Chapare, porque se trata de cocales ilegales, que serían legalizados de esta manera en contra rompiendo compromisos con la comunidad internacional de que los cultivos de coca sólo pueden ser de 12.000 hectáreas, en los Yungas.

Hay mucha confusión en el gobierno.

Vacaflor.obolog.com

{
}
{
}

Deja tu comentario La pachamama violada

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.