Avisar de contenido inadecuado

otra columna mas

{
}
Economía de palabras

Y el gas fue una ilusión

Humberto Vacaflor

Ahora se entiende porqué el gobierno estaba tan nervioso, invitando a las empresas petroleras a irse del país si es que no invertían de inmediato lo que hace falta para cubrir la demanda interna de gas.
La inundación del pozo X4 del campo Margarita es una cosa muy seria, que habría reducido las reservas a la mitad, de 7 TCF a 3,5 TCF, según el criterio de expertos en la materia.
Debido a este accidente, que ocurrió a principios de agosto, Bolivia ha tenido que aducir fuerza mayor con la Argentina, país al que ahora se envía sólo la mitad de lo que estaba comprometido.
Y se ha cortado el gas a Cuiaba. Lo que se debe respetar a como dé lugar es el contrato de venta a Sao Paulo, que ahora exige 30 millones de m3 diarios.
Las empresas, presionadas de manera tan nerviosa, anunciaron que invertirán más de 2.000 millones de dólares, pero ellas saben, y el gobierno quizá también lo sepa, que todo lo que se haga ahora no logrará superar los problemas de inmediato, sino dentro de dos años, por lo menos.
Eso sí, el gobierno insiste ahora en que la atención de la demanda interna es una prioridad. Lo malo es que lo ha decidido un poco tarde, cuando las papas queman, cuando no hay gas suficiente.
Por ello es que el ministro Carlos Villegas ha tenido que autorizar la construcción de las ampliaciones de los ductos al Altiplano y a Tarija con dimensiones insuficientes para atender la demanda real.
Con todo esto se llega, lamentablemente, a la comprobación de que el gas natural se está agotando mucho antes de lo previsto. Si el campo estrella, el mega campo Margarita, se ha reducido a la mitad, es que estamos ante una pésima noticia no solamente para los bolivianos, sino también para argentinos, brasileños y chilenos.
Bolivia ha dejado de ser la potencia gasífera del cono sur de Sudamérica. Primero se había convertido en una potencia poco confiable, por la inseguridad de sus ductos, pero ahora se convierte en una potencia dudosa, porque sus reservas están cayendo sin haber sido extraídas.
La noticia es un balde de agua para los bolivianos. Quizá no fue acertado ponerse a contar el dinero del gas antes de tenerlo. Y sobre todo ponerse a pelear por ese dinero.







{
}
{
}

Deja tu comentario otra columna mas

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.