Avisar de contenido inadecuado

Ofensas a dos Papas en Bolivia

{
}

Recuerdos del presente

La careta y el crucifijo

Humberto Vacaflor Ganam

En mayo de 1988 quedé paralizado cuando un orureño de muy buena voluntad, en vista de que todo el mundo ponía en la cabeza de Juan Pablo II todo tipo de sombreros y disfraces nacionales, quiso ponerle una careta de diablo.

Recuerdo que una ágil mano de algún muy despierto funcionario del protocolo vaticano evitó que esa descomunal paradoja se produjera, con el Papa de Roma disfrazado de diablo.

Veintisiete años después llega a Bolivia otro Papa, esta vez de origen argentino y ningún funcionario del Vaticano puede evitar que se produzca la descomunal paradoja de que alguien le entregue un crucifijo esculpido en una hoz y un martillo.

La seguridad, esta vez, estaba un poco alejada del pontífice y el propio protocolo del Vaticano ha admitido que no conocía los regalos que Evo Morales estaba decidido a ofrecer el Papa.

Lo que sí ocurrió en esos momentos es que la selecta concurrencia en la catedral de La Paz perdió la compostura cuando Morales entregó al Papa un libro sobre su vida de orureño y cocalero. La concurrencia, entonces, abucheó el desatino presidencial, aunque los medios no lo percibieron.

Había sido el Papa polaco el que contribuyó a que se acabara el comunismo al año siguiente de visitar Bolivia. El muro de Berlín se derrumbó en noviembre de 1989 y con él toda la prédica comunista, además de la liberación de Polonia, la patria de Vojtyla.

El papa argentino, que The Economist sospecha que sea peronista, estuvo ahora en Bolivia y ha dejado, además de algunos discursos, un mensaje a favor de la naturaleza, de la pachamama, que probablemente haya molestado al gobierno que acaba de aprobar el DS 2366 por el que los parques nacionales y las áreas protegidas serán entregadas a las petroleras.

Ha entrado el papa Francisco en la Meca de la cocaína, y no ha dicho algo claro sobre el tema. Y luego partió hacia Paraguay, el mayor productor de marihuana de la región, a tal punto que su vecino Uruguay la ha tenido que legalizar.

Francisco se paseó por los países que están detrás de la millonaria cortina del narcotráfico. Argentina, la patria de Francisco, está sufriendo la invasión de las drogas, pero el Papa decidió no hablar sobre el tema. Muy extraño. Vacaflor.obolog.com

{
}
{
}

Deja tu comentario Ofensas a dos Papas en Bolivia

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.