Avisar de contenido inadecuado

Obama: el balance de la guerra fría

{
}

Recuerdos del presente

 

Cicatrices de la guerra fría

 

Humberto Vacafor Ganam

 

Un cuarto de siglo después del derrumbe del muro de Berlín (y de la Unión Soviética), el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, estuvo en Cuba con la intención de acabar con los “últimos vestigios de la guerra fría”, según dijo en la conferencia de prensa junto a Raúl Castro.

Y luego se dirigió a uno de los escenarios de los desastres causados por aquella guerra, pero en el otro frente. En Buenos Aires trató de restañar las cicatrices más horrendas dejadas por parte de una dictadura militar que comenzó en 24 de marzo de 1976, y lo hizo anunciando la decisión de su gobierno de abrir los archivos de esa época para descubrir qué se sabía en Washington sobre los asesinos que llegaron junto a Jorge Rafael Videla y mataron a 20.000 argentinos.

Difícil tarea la de un presidente que debe caminar por los campos de batalla de una guerra en que su país terminó siendo el vencedor, aunque no por méritos propios, sino porque la burocracia soviética se ocupó de destruir a la potencia rival, según se sabe ahora, mediante una disimulada privatización de las empresas estatales ejecutada antes del derrumbe formal.

En Cuba, las cicatrices de aquella guerra están todavía sangrando. Allí, la burocracia comunista parece buscar vías de salida, pero con el temor de que al abrir las compuertas de la libertad y la democracia se produzca el fin del estado policíaco, que es la única cosa eficiente que funciona en la isla.

En Buenos Aires, Obama pudo observar lo que había dejado un régimen corrupto, como el de los soviéticos, que ha dejado una economía en crisis. Para esa situación, llevó los mejores bálsamos: inversiones millonarias que se proponen hacer los empresarios norteamericanos en Argentina.

Y reveló que en sus años de estudiante le gustaba leer a Jorge Luis Borges. Para demostrar que algo había retenido de aquellas lecturas repitió una famosa frase borgiana: “Ahora tenemos derecho a ser optimistas”. El escritor había dicho eso después de una anterior caída del peronismo en ese país, en 1955.

Ha cambiado también la superpotencia sobreviviente de la guerra fría. El presidente Obama es la mejor demostración de ese cambio.

Vacaflor.obolog.com

{
}
{
}

Deja tu comentario Obama: el balance de la guerra fría

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.