Avisar de contenido inadecuado

Números camuflados

{
}

Recuerdos del presente

 

Los números ocultos

 

Humberto Vacaflor Ganam

 

Mientras el país observa los grandes números del censo de 2012, hay otros números que están pasando inadvertidos. Si los números pudieran reír, se diría que estos están riendo.

¿Hay, de veras, un proceso de cambio? ¿Cuatro veces o seis veces más recursos generados por los altos precios de las materias primas, provocaron igual diferencia en los resultados?

Un país con una renta petrolera de 400 millones de dólares tendría que ser diferente de uno con 2.000 millones, se supone. Pero qué dicen las cifras del censo, esas que quedan detrás de la bulla sobre la cantidad de habitantes que tienen los departamentos.

Si se leen esas cifras, la respuesta es que no hay proceso de cambio en el país, sino un periodo de despilfarro que no se refleja en salud, educación, seguridad o migración.

José Luís Parada pregunta ¿qué pasó, entonces, como los 95.500 millones de dólares que ingresaron al país en estos años?

Gracias a este censo se sabe que el desayuno escolar creado por un gobierno anterior (Sánchez de Lozada) tuvo más impacto en la asistencia escolar que el Juancito Pinto, esa especie de soborno entregado en persona por el presidente a los niños.

El seguro materno infantil, también de anteriores gobiernos, tuvo mas impacto que el bono Juana Azurduy, otro soborno.

La emigración no ha cambiado. Si los bolivianos volvieron, como los que escaparon de la crisis española, no fue para quedarse. Estuvieron de paso, mientras marchaban hacia otros horizontes, que los encontraron mucho más cerca.

Con intención probablemente inocente, los operadores del censo propusieron al país comparar, como si fuera iguales, dos periodos de tiempo diferentes. La propuesta fue comparar un periodo intercensal de NUEVE años con uno de ONCE años.

Si se anualizan las cifras de esos dos periodos, el resultado en decepcionante, decepcionante para el gobierno, o para quienes querían pasar el contrabando.

Cuando se hace el ejercicio de anualizar las cifras, surgen algunas sorpresas.

En asistencia escolar, a pesar del bono Juancito Pinto, ese soborno masivo, el crecimiento anual entre los censos de 2001 y 2012 fue de 0,34% mientras que en el periodo anterior había sido de 0,82%.

Las “cifras sociales” son las que los operadores del gobierno quieren explotar. Hay que estar alerta.

Vacaflor.obolog.com

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Números camuflados

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.