Avisar de contenido inadecuado

¿Para qué nuevas represas?

{
}

¿Para qué nuevas represas?

 De Siglo 21 (Por suscripcion)

El fin del uso del petróleo es un tema que se ha manejado casi exclusivamente por la ciencia ficción. Un estudio de la calificadora de riesgo Fitch Rating ahora se plantea con seriedad cómo afectaría este fenómeno a las empresas petroleras. 

Los factores que llevarían a la reducción en el uso del petróleo serían los automóviles eléctricos y el desarrollo de la tecnología de baterías que son temas estrechamente relacionados. 

BATERÍAS Y PETRÓLEO 

La relación no es vidente, pero Fithc asegura que una tecnología como esta podría poner en riesgo US$ 14,7 billones (12 ceros) de bonos empresariales. Para poner esta cifra en contexto esto es el equivalente a 20% del PIB mundial en 2015, es más que el PIB combinado de China y Alemania. 

Además de las petroleras, otro sector afectado por una nueva tecnología en baterías serían los proveedores de energía eléctrica. Los proveedores de electricidad como plantas nucleares, hidroeléctricas, geotérmicas, solares y hasta eólicas enfrentan el problema de que en ocasiones producen más energía de la que necesitan en un momento dado. Y así también hay momentos en los que no producen la suficiente como para abastecer su demanda. 

El sector utiliza petróleo y sus derivados para abastecer los picos de consumo. Uno de los usos ideales de las baterías es precisamente el de almacenar energía que podría ser utilizada en estos picos. Un fuerte adelanto en la tecnología de baterías terminarían con el rubro de las empresas que se dedican a compensar los picos. 

AUTOS ELÉCTRICOS 

En 2014 un 55% del consumo mundial de petróleo fue destinado al transporte. 

Algunos analistas estiman que hasta una cuarta parte del parque automotor mundial podría ser eléctrico. El informe de Fitch asegura que si se diera el caso extremo de una transformación de 50% del parque automotor a electricidad en los próximos 10 años, la demanda de gasolina de Europa caería en 25%. Naturalmente, el efecto sobre el valor de las empresas petroleras sería devastador. 

Por supuesto, el informe afirma que este tipo de transformación tomaría mucho tiempo. Sin embargo, no se descarta una decisión política que afecte al sector. Como ejemplo plantean que "algo muy difícil para las petroleras sería si China decidiese que en 5 años dejará de tener autos que no sean eléctricos". 

Hoy, de los 1.000 MM de automóviles que circulan en el mundo apenas 1,2 MM son eléctricos y las ventas anuales de vehículos eléctricos no llegan ni al 1% del total. Sin embargo, el precio de las baterías está bajando. Según Fitch, desde 2008 a la fecha el precio de un kilowatt hora de capacidad en una batería se ha reducido en 73% y ahora cuesta US$ 268. En la industria se calcula que US$ 100/kWh haría que los vehículos eléctricos sean competitivos con los convencionales, algo que se espera se logre en 2020. 

GENERACIÓN

Claro que aún queda el tema de cómo se genera esta energía eléctrica a ser almacenada. Según la Agencia Internacional de Energía, a nivel mundial, en 2015 las fuentes de generación eléctrica fueron: carbón 40,3%, gas natural 19,7%, hidroeléctrica 16%, nuclear 15,2%, Petróleo 6,6% y renovables 2,2%. Sin embargo, más de la mitad de las nuevas fuentes de generación fueron renovables. La misma Agencia estima que en 2050 la generación solar podría superar al carbón, sobre todo si el precio de los paneles siguiera cayendo.

{
}
{
}

Deja tu comentario ¿Para qué nuevas represas?

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.