Avisar de contenido inadecuado

No hay gas para Argentina

{
}

 

Las dudas argentinas

Julio de Vido, ministro de Planificación de Argentina, hizo dos anuncios contradictorios sólo en apariencia: que a fines de mayo estará listo el gasoducto para recibir mayores volúmenes de gas boliviano y al mismo tiempo la ampliación de las estaciones de regasificación de gas natural licuado en Escobar y Bahía Blanca.

Incumplimiento de contrato: Los anuncios no son contradictorios ya que sólo revelan las dudas que tienen los argentinos acerca de la capacidad boliviana de entregar los volúmenes convenidos de gas natural.

El gasoducto GNEA, llamado Juana Azurduy, será terminado a fines de este mes, con una demora de tres años. Se supone que a partir de ese momento podrá aplicarse en todos sus alcances el contrato de octubre de 2006 según el cual Bolivia debería enviar ahora 27,7MM m3/d.

Apenas suficiente: Y en este momento eso no es posible. La producción, de 42MM m3/d, cubre apenas la demanda actual: 27MM a Brasil, 7,7MM a Argentina y 8MM para el consumo interno boliviano. No sobra nada de gas.

Si Argentina pidiera formalmente el cumplimiento del contrato, podría llegar a obligar a Bolivia a darle el faltante o pagar en efectivo, como dice el contrato (cláusula 12, inciso 6.2).

Gas natural licuado: De todos modos, ya sea que Argentina utilice o no ese recurso, De Vido ha tomado la previsión de ampliar la estación de regasificación de Escobar (a 60 Km de Buenos Aires) hasta 15MM m3/d, mientras que la estación de Bahía Blanca podrá recibir hasta 12MM m3/d.

Si se utilizara toda la capacidad instalada de esas estaciones, Argentina necesitaría gas natural boliviano solamente para cubrir un déficit de 3MM m3/d.

Bolivia sólo podrá atender la incrementada demanda argentina dentro de tres o cinco años, cuando comiencen a producir los campos recién descubiertos, o aumente la producción de los que están en operación.

Brasil no tiene la menor intención de bajar el volumen que recibe de Bolivia, ni siquiera cuando comience a llegar a sus gasoductos el gas producido en sus nuevas explotaciones internas. Hay dos fábricas de urea que funcionarán en Brasil utilizando el gas boliviano.

Poco gas para Bolivia: No solamente los argentinos se quedarán sin el gas boliviano al que tienen derecho, sino también los bolivianos.

La semana pasada, los dirigentes cívicos de Puerto Suárez dijeron que están cansados de esperar que comience la explotación del Mutún.

La Fuerza Naval prepara barcazas nuevas para transportar el mineral de hierro de ese yacimiento, desde Puerto Busch, en aguas internacionales de la hidrovía Paraguay-Paraná.

La empresa Jindal ha anunciado que se propone instalar en la zona la más grande planta de producción de arrabio en el Mutún, con una inversión de US$ 130MM.

Pero nadie podría asegurar a esa empresa que podrá contar con el gas suficiente para avanzar en el proyecto del arrabio. Por lo menos en este momento no hay gas para aumentar una sola molécula a nadie, ni siquiera a los bolivianos.

 

{
}
{
}

Deja tu comentario No hay gas para Argentina

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.