Avisar de contenido inadecuado

Ya no creo en nada, hasta dudo

{
}

Economía de palabras

Cifras dudosas

Humberto Vacaflor Ganam

En el clima de tensión política que vive Bolivia hay algunos datos que resultan sospechosos.
Si la inflación del año 2009 fue sólo de 0,26%, como dice el INE, el incremento de salarios de 5% debía haber sido recibido con gestos de agradecimiento, y jamás con protestas.
Ese es un detalle que deberá resolverlo el INE, que en 2008 recibió la orden del gobierno de modificar el método de medición de la variación de los precios al consumidor, como se llama la inflación.
Mi sospecha es que el nuevo método ha sido elegido para privilegiar los precios que no se mueven, o que incluso tienden a bajar, como los de la línea blanca, donde se da la complicidad del lavado de dinero.
Pero hay otra cifra que ha sido puesta en duda en estos días de protestas populares contra el gobierno: el 64% de las elecciones de diciembre.
Un gobierno que haya recibido semejante apoyo no tendría que estar con tantos problemas a sólo cinco meses de semejante respaldo.
Estas cifras que han sido puestas en duda por la realidad, por los hechos, provocan confusiones peligrosas.
El INE debió haber informado al gobierno que la cifra de la inflación reflejaba una visión distorsionada de la variación de los precios. Y, si fuera posible, debía entregar la cifra real. Eso hubiera ayudado a que el gobierno tome decisiones que correspondan a la realidad.
Del otro lado, la Corte Nacional Electoral (CNE), que ahora muestra su verdadero rostro, debía haber sugerido al gobierno que no actúe con tanta soberbia, que aquello de 64% no era la última de las verdades.
Los operadores, como el INE o la CNE, deben saber que los datos que producen pueden llevar a actitudes equivocadas y crear, como en este caso, lamentables confusiones.
Por poderoso que sea el sistema de comunicación del gobierno, que incorpora cada día a medios que eran independientes, tampoco puede ayudar mucho, sobre todo si los datos con que se toman las decisiones han sido distorsionados.

{
}
{
}

Deja tu comentario Ya no creo en nada, hasta dudo

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.