Avisar de contenido inadecuado

Narcorráfico aplica su ley del silencio

{
}

Temas vetados

El gobierno y la oposición discrepan en casi todo, excepto en que algunos temas de la realidad nacional no deben ser tocados porque se han adueñado de la opinión pública, o del “imaginario colectivo”, como se le llama ahora.

Los unos hablan de los privatizadores y los otros de los sobreprecios, de las compras y licitaciones sin licitación, de los aviones de lujo, de los palacios de lujo, etcétera, pero no tocan el narcotráfico.

CERO ALUSIONES:

Es como si unos y otros, primero el gobierno y luego la oposición, se hubieran convencido de que los ingresos del narcotráfico son, de veras, en serio, el real sustento de la economía boliviana contra el cual no se debe pecar ni siquiera de pensamiento.

Así como los anteriores gobiernos tenían los “sobresueldos” o los “gastos extraordinarios”, la actual realidad tiene unos ingresos superlativos que se han hecho imprescindibles para el funcionamiento del Estado y de las actividades económicas formales.

Los pocos personajes que osan referirse al tema son marginados de manera ostensible, primero por el gobierno y ahora también por la oposición.

ACUSACIONES BLANDAS:

Mientras tanto, para mantener las apariencias, unos y otros intercambian acusaciones sobre contratos irregulares en el actual y en anteriores gobiernos, privatizaciones por un lado y asaltos a universidades por otro, que si uno es más blancón que el otro, cuál manejó mayor cantidad de recursos, con o sin contraloría.

Pero del tema que ha puesto a Bolivia en calidad de país colonizador de Argentina, por las fábricas de cocaína que existen ahora en el país sureño, o la presencia de mafias mexicanas, colombianas, brasileñas, peruanas, rusas o sicilianas, e incluso de la existencia de territorios “liberados” para el narcotráfico, ni una sola palabra.

Si da la impresión de que estuviéramos asistiendo a un “pacto de caballeros”, que consiste en no mencionar siquiera el tema principal, aquel que lo domina todo, que financia el boom de la construcción, que ha convertido a los cocaleros en millonario y a sus líderes en gobernantes, ni una palabra.

NO SE OYE TATA:

O al pacto de los sordos, pues Roberto Saviano pregunta en su libro “000” (cómo la cocaína gobierna al mundo): “¿nadie escucha el ruido que hace el narcotráfico en ciudades, carreteras, aeropuertos, avenidas, calles, esquinas, restaurantes, bares e incluso escuelas y colegios?”

¿Todos han decidido mirar para otro lado? ¿Nadie se entera de nada?

Saviano dice en su libro que este pacto del silencio es muy beneficioso para los narcotraficantes, pues ellos saben que si la gente supiera lo que ocurre y hablara de ello, el poder de las mafias estaría en peligro.

CHACHAPUMA TIMIDO:

Como hace la policía, que la semana pasada admitió que sus oficiales no llegaron al Chapare con el plan Chachapuma, porque no están preparados para enfrentar una realidad en que lo ilegal es más fuerte que lo legal.

El presidente EMA se ha corrido de debatir con Samuel Doria Medina, y lo ha mandado a debatir con su abuela. Es que la agenda, pero sobre todo la agenda de los temas vetados, es muy difícil de fijar.

{
}
{
}

Deja tu comentario Narcorráfico aplica su ley del silencio

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.