Avisar de contenido inadecuado

Nacionalicemos la coca

{
}

Recuerdos del presente

Nacionalicemos la coca

Humberto Vacaflor

La crisis financiera internacional ha hecho que surjan en el mundo ideas de todo tipo para enfrentarla. Menos en Bolivia.
Aparte de las ideas de usar las reservas del BCB, el gobierno no ha tenido ninguna otra que se parezca a una previsión.
Modestamente, aquí va una idea.
La única actividad económica pujante, que ni se inmuta con las crisis internacionales, es la producción de coca y sus derivados.
El diario “La Vanguardia” de Barcelona dijo que el cultivo de coca en Bolivia creció en 50% en los tres años de gobierno del presidente Evo Morales. En efecto, la superficie cultivada con coca aumentó en Yungas y Caranavi, y surgió en Rurrenabaque, todo esto en La Paz. Apareció en Yapacaní, San Julián y en el parque Amboró, en Santa Cruz.
Se sabe que 5.000 toneladas de coca yungueña es exportada todos los años a Argentina, de las 17.000 que se producen en la zona. Del Chapare, se sabe que 99% de la coca no se vende como hoja, sino con un valor agregado. Y lo mismo ocurre con la coca de las nuevas regiones.
La exportación de coca a Argentina no paga aranceles. Del otro lado de la frontera, las 5.000 toneladas cuestan 50 millones de bolivianos. Una exportación de ocho millones de dólares que no paga aranceles.
Rafael Puente dijo, en uno de los pocos días que estuvo de prefecto interino de Cochabamba, que Bolivia tendría que legalizar la cocaína. A los pocos días fue cambiado por otro masista.
Puente hablaba de la principal actividad económica de Bolivia.
Estas son algunas cifras. La ONU informó hace seis meses que cada año Europa recibe 300 toneladas de cocaína de Sudamérica. Suponiendo que un volumen similar fuera a Estados Unidos todos los años, tendríamos que cada año de Sudamérica llegan 600 toneladas solamente a esos dos mercados de consumo.
El precio FOB de esa droga es de 18.000 millones de dólares. Los cultivos de coca de Bolivia equivalen a 20% del total de Sudamérica. Si la participación de los narcotraficantes bolivianos en el negocio sudamericano fuera de solamente 10%, ellos estarían recibiendo cada año 1.800 millones de dólares, una suma superior al ingreso por exportaciones de gas.
Pero esas cifras podrían estar equivocadas. El italiano Luigi Ciotti, fundador de la Asociación Líbera, dedicada a denunciar los crímenes de la mafia, sospecha que la ONU miente. Un cable de la AFP dijo el 23 de enero que esos italianos creen que la ONU manipula las cifras de la droga para complacer a los funcionarios norteamericanos de los programas de lucha contra el narcotráfico.
La organización de Ciotti calcula que, en realidad, los volúmenes de cocaína que salen de Sudamérica son tres veces más.
Es decir que, según el cálculo propuesto, nuestros narcotraficantes no reciben 1.800 millones, sino 5.400 millones de dólares al año. Una fantasía.
Por supuesto que ese dinero no llega a Bolivia en su totalidad. Hay muchos bancos en el mundo que se benefician con esos depósitos. Pero es mucho dinero. Da para todo.
Quizá Puente estaba pensando en esas cifras cuando propuso la legalización de la droga. Equivaldría a controlar la principal actividad económica de Bolivia. Una especie de nacionalización de los beneficios de la única industria próspera.
Con esa plata podríamos pasar el invierno económico que está llegando.

{
}
{
}

Deja tu comentario Nacionalicemos la coca

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.