Avisar de contenido inadecuado

El modelo venezolano

{
}

Economía de palabras

El modelo venezolano

Humberto Vacaflor Ganam

Habrá que tener cuidado con el modelo económico que el país elija a partir de la ceremonia de reentronización del presidente Evo Morales en Tiwanacu, el 22 de enero.
La idea del presidente es seguir la ruta del socialismo, pero quizá haya que proponerle hacer algunas distinciones entre las opciones de socialismo que se dan en este momento.
Está el socialismo chino, que de socialismo no tiene mucho y que por ello mismo acaba de registrar un récord en el crecimiento de su economía: 17% en diciembre.
Y está el socialismo cubano, con una economía postrada, con cero de crecimiento, pero con el deseo de fortalecer al sector privado, sobre todo para resolver el problema de la falta de alimentos.
También está el modelo venezolano. Las noticias que produce ese modelo de socialismo son alarmantes.
Para aumentar los ingresos, el gobierno de Hugo Chávez tuvo que hacer en los últimos días una devaluación de la moneda venezolana. Ahora recibe más bolívares por el petróleo que vende al despreciable imperio, pero todos saben que se trata solamente de un truco contable.
Los quince bonos que ha creado para tener los votos de sus seguidores están ahora en peligro, porque faltan recursos.
El consumo de electricidad está restringido. Ha sido necesario cambiar el huso horario más de una vez, a fin de que las actividades coincidan con la luz del día.
También fue preciso que el presidente Hugo Chávez haga un llamado revolucionario a sus compatriotas para que, en nombre del socialismo, se den duchas muy cortas, preferiblemente con frecuencia semanal, y sólo si fuera necesario.
Es que la electricidad escasea en el país considerado la tercera potencia petrolera del mundo. De lo que se deduce que para resolver los problemas energéticos no basta ser una potencia petrolera: hay que resolver el problema del modelo económico a seguir. Ah, y elegir bien a los gobernantes.
El modelo venezolano no es recomendable para Bolivia por otro detalle. La escasez de energía eléctrica de estos días ha obligado al gobierno revolucionario y socialista de Chávez a contratar dos barcos capitalistas con plantas termoeléctricas a bordo, para que atraquen en el puerto de la Guaira y vendan la electricidad que no se produce en tierra firme.
Eso del puerto sería un problema para Bolivia. En suma, habría que pensar en otro modelo.

{
}
{
}

Deja tu comentario El modelo venezolano

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.