Avisar de contenido inadecuado

La minería declinante

{
}

 

Preocupante declinación de la minería

Jorge Espinoza Morales

 

Pese a los todavía muy buenos precios de los minerales, que
bajaron los dos últimos años, existe declinación en el volumen y valor
exportados. Ello se debe a la inseguridad jurídica y al incierto e inestable
sistema impositivo no definido en varios años, que ahuyentaron inversiones
privadas, por lo cual no existe una sola nueva operación minera de importancia
desde 2009 y no se vislumbra ninguna. Pasarán unos diez años, desde el momento en
que exista una con posibilidades de éxito. Influyó también el paulatino
agotamiento de los yacimientos. Todas las minas nuevas de importancia se
debieron a la inversión privada.

 

Los altos precios de los minerales posibilitaron la apertura
de muchas nuevas grandes minas en el exterior y de pequeñas operaciones
semimecanizadas o artesanales en el país, que demandaron equipos e insumos en
gran cantidad, lo que hizo subir demasiado sus precios y por tanto los costos
de producción de los operadores.

 

En octubre de 2007 fue avasallada la  mina Cerro Negro, explorada y preparada con
una inversión de 9 M$us por la Empresa Himalaya, que tenía un contrato de
arrendamiento con COMIBOL (1995-2030). El DS 1619 de 19/06/13 dispuso la
reversión de la concesión a COMIBOL para que ésta suscriba contrato con la
cooperativa formada luego del avasallamiento. La canadiense South American
Silver (SASC) mediante intensos trabajos de exploración en el proyecto Mallku
Khota, determinó reservas de baja ley de plata, indio y galio. Por conflictos
sociales provocados por comunarios en el yacimiento, mediante DS 1308 de
01/08/12 se revirtió al Estado las concesiones pertenecientes a SASC, y se
dispuso que COMIBOL se haga cargo del proyecto, sin que hasta la fecha exista
avance alguno. La mina Colquiri de COMIBOL, dada en contrato de arrendamiento a
la empresa Sinchi Wayra (2000-2020) fue ocupada por una cooperativa a fines de
mayo de 2012. El DS 1264 de 20/06/12 determinó que COMIBOL asuma el control de
esta mina y firme contrato de áreas de trabajo con la cooperativa. Estos tres
casos tomados como ejemplo de los centenares de avasallamientos, constituyeron
una pésima señal para las inversiones.

 

Como consecuencia de algunos de los factores adversos
anotados, cerraron la mina La Solución (La Paz) en 2008 y la operación Tiwanaku
(Oruro) en 2009. Está en proceso de cierre la mina Kori Chaca (Oruro) y las
reservas  de la mina Don Mario (Santa
Cruz) le permitirían operar de 2 a 4 años más.

 

Entre 2001 y 2012 cinco minerales representaron más del 93%
de las exportaciones minerales, por orden de importancia: zinc, plata, estaño,
oro y plomo. Sus precios anuales mínimos, máximos y de 2013 fueron: zinc
(2002=0,35 $us/LF, 2007=1,47 , 2013=0,87); plata (2001=4,03 $us/OT, 2011=35,12,
2013=23,79); estaño (2002=1,84 $us/LF, 2011=11,79, 2013=10,11); oro (2001=271
$us/OT, 2012=1.669, 2013=1.410); plomo (2002=0,21 $us/LF, 2007=1,18,
2013=0,97). Con relación a 2011 los precios de los cinco minerales bajaron en
conjunto 7% en 2012 y 15% en 2013.

 

Tomando como base 2011, en 2012 y 2013 los volúmenes
exportados bajaron o subieron respectivamente así: zinc -10% y -8%; plata -2% y
+5%; estaño -3% y -6%; oro (concentrado y metálico) +14% y -1%; plomo -22% y
-25%, lo que muestra tendencia a la baja.

 

En lo que al valor exportado toca, en 2011 el Ministerio de
Minería y Metalurgia reportó 3.448 millones de dólares (M$us), en 2012 reportó
3.871 M$us que incluyó 20.515 kilos finos (KF) de oro en “otras formas” (ni
concentrado ni metálico que no tributó por regalías), por un valor de 1.099
M$us, lo que reduciría el valor legalmente exportado a 2.772 M$us. En 2013 se
exportó por 3.049 M$us, incluido el oro en “otras formas” (484 M$us) con
regalías pagadas del 1,6%, mientras que por oro concentrado y metálico el
sector privado pagó 7% y el sector cooperativo el 3,6%.

 

El creciente sector cooperativo intensivo en mano de obra,
si bien crea muchas fuentes de trabajo, su precaria forma de trabajo causa baja
productividad y bajas recuperaciones de minerales, que incrementan su costo de
producción, haciéndolo más vulnerable a la caída de precios, como ocurrió entre
2002 y 2005.

 

En 2012 y 2013 los tributos pagados por la minería
representaron apenas el 5,8% y 3,4% del total, lo que no justifica la
mentalidad rentista imperante. Entre 2011, 2012 y 2013 las recaudaciones de
regalías (relacionadas con el volumen exportado y el precio) cayeron de 168 a
140 y 128 M$us.

 

La única forma de revertir esta preocupante situación es
atraer inversiones que permitan iniciar trabajos serios de exploración para
desarrollar nuevas minas. Para ello se requiere tener un clima de absoluta
seguridad jurídica, dar incentivos especiales para las labores de exploración y
establecer un sistema tributario competitivo y estable.

 

 

 

{
}
{
}

Deja tu comentario La minería declinante

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.