Avisar de contenido inadecuado

Mentiras universales

{
}

del presente

Mentiras universales

Humberto Vacaflor

Jorge Lanatta, conocido periodista argentino, recibió hace pocos días el premio Martín Fierro. En la ceremonia dedicó al premio al INDEC (el INE argentino), diciendo: "Al INDEC, que nos protege de la verdad".
Sabíamos que el instituto de estadísticas económicas argentino estaba ocultando la verdad y también que el INE boliviano acaba de perder la virginidad. Pero parece que en todas partes se cuecen estadísticas, incluso en Estados Unidos.
La CNN difundió hace pocos días un informe sobre la situación del "índice de la miseria" (Misery Index), que es el resultado de la suma de la tasa de inflación más la tasa de desempleo. La peor situación de miseria que vivió Estados Unidos, medida por este índice, se presentó en 1980, cuando la suma dio 20,6.
¡Pobres! Sería como tener 12% de inflación y 8% de desempleo, juntos. Igualito que ahora en Bolivia.
Claro que para entender bien la situación nos estaría faltando un "índice de cartas y espadas". Con nuestro actual índice de miseria igual al peor momento de Estados Unidos tendríamos que estar llorando. Menos mal que nuestras cartas y espadas, es decir los ingresos ilegales generados por el narcotráfico, nos dan la impresión de que vivimos una bonanza. La capacidad de consumo de los amos del Chapare está en su mejor momento, con lo que se disimula la miseria en que viven los tontos que se dedican a actividades legales.
En el Chapare se produce un cruce internacional de mentiras. Allí está la demostración de que los "problemas graves" de las relaciones de Bolivia con Estados Unidos no alcanzan a los negocios del vicepresidente de la potencia con los poderosos del gobierno boliviano. Las tropas de erradicación de cocales siguen recibiendo su rancho de la empresa esquimal Olgoonik, como mencioné en un anterior artículo. Los "originarios" norteamericanos hermanados en un negocio con los "originarios" bolivianos. Más preciso: los dueños de los derechos de los originarios de allá siguen haciendo negocios con los dueños de los derechos de los originarios de acá. Los esquimales, por ejemplo, sólo prestan el nombre para que otros hagan el negocio. Bueno, en Bolivia no es muy diferente.
Pero volvamos a las cifras de Estados Unidos. Dice el informe de CNN que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de ese país, CPI, ha sido también maquillado. Allí la explicación es que se trata de ajustes estacionales. Lo cierto es que este milagroso sistema de medición dijo que en abril los precios en Estados Unidos bajaron en 2%, a pesar de que el precio de la gasolina había subido en 10%. La explicación es que los productos "no durables", como la gasolina o los alimentos, sólo representan 12% del CPI. Como ocurre ahora en Bolivia.
Dicho de otro modo: aquí no hay inflación, salvo que quieras comer y viajar.
Nuestro INE dice que el cambio del sistema de medición del IPC fue sugerido por organismos internacionales. Quizá sea cierto. El FMI está ahora dando muchas recomendaciones para enfrentar la inflación mundial. Y no seria raro que en algún "non paper", es decir en esas recomendaciones que no se ponen por escrito, haya propuesto este juego por el cual no se controla la precios, sino solamente el espejo que los refleja.

{
}
{
}

Deja tu comentario Mentiras universales

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.