Avisar de contenido inadecuado

Mentiras de frontera

{
}

Economía de palabras

Las cuentas con Chile

Humberto Vacaflor Ganam

 

Todas las cuentas de los Estados sobre economía son, definitivamente, rotundas hipocresías o, por lo menos, ingenuidades.

En esto sí que es cierto aquello de que si te gustan las salchichas y las estadísticas, mejor será que no preguntes cómo se hacen.

Dice un ingenuo informe de IBCE que el déficit comercial de Bolivia con Chile es de 293 millones de dólares. 

Todas las fronteras de Bolivia son ocasiones de pecado, pero sobre todo la boliviano-chilena. Todos los días entran de Chile miles de toneladas de ropa usada a territorio boliviano, en una hipocresía que ha convertido a Bolivia en el “hub” del contrabando de esos productos a los otros cuatro vecinos.

Y, en retribución, son cientos de kilos de droga que pasan a Chile desde Bolivia, ya sea en camiones, valijas o intestinos de los pasajeros. Y eso convirtió a Chile en un “hub” de la droga boliviana hacia otros destinos.

Dar cifras sobre las estadísticas del comercio bilateral es, por lo tanto, una falta de respeto a la vergüenza. El verdadero comercio entre los dos países es, por lo menos, un misterio, pero no se debe decir, sin sonrojarse, que las importaciones de productos chilenos el año pasado fue de 357 millones de dólares y las exportaciones que salieron en sentido contrario sumaron 94 millones.

Cuando se toman otras fronteras la cosa es más grande. No se podría decir que el comercio de Bolivia con Brasil se limita a los rubros que figuran en las estadísticas oficiales. Por favor. O con Argentina. Haceme el favor.

Las ventas de gas natural, ahora en angustiante declinación, no competían con las ventas de droga ni siquiera en los mejores momentos del precio del petróleo.

Quizá una de las hipocresías más ofensivas sea la que se da con el Senasag. Este organismo nacional se ufana de autorizar o no autorizar la importación de alimentos, pero todos sabemos que el control que puede hacer la Aduana no le llega ni al meñique a las cifras y volúmenes de la realidad.

Te frenan por tratar de meter dos botellas de vino al país pero en ese mismo momento están entrando cisternas repletas por la frontera. Y así con todo.

Bolivia es el país que inventó el libre comercio. Ese es el aporte del país a la economía mundial, incluso antes de que se hablara de la globalización.

Y ni siquiera pide premios.

Vacaflor.obolog.com

{
}
{
}

Deja tu comentario Mentiras de frontera

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.