Avisar de contenido inadecuado

Para mentir, hay que manejar las estadísticas

{
}

Economía de palabras

 

El verdadero blindaje

 

Humberto Vacaflor Ganam

 

El boom de la construcción que se dio en Cochabamba ha construido tantos departamentos que la mayoría de los edificios de departamentos están vacíos.

Si esas construcciones hubieran sido hechas con dinero de la banca, estaríamos ante una burbuja, como la que se dio en Estados Unidos.

Pero la mora bancaria está estable, lo que abre la sospecha de que el boom hubiera sido financiado con dinero de la más pujante actividad económica de Bolivia.

Pero hay una duda: el cálculo de la mora ha sido cambiado. Ahora, si alguien no paga una cuota al banco, sólo esa cuota se contabiliza como mora. Antes, en ese caso, se contabilizaba como mora toda la deuda.

Es como la tasa de inflación. Ha sido modificado el sistema de cálculo.

De lo que resulta que este gobierno es bueno porque tiene una tasas de inflación y de mora muy bajas. Y viceversa: los gobiernos anteriores eran malos porque tenían tasas de inflación y de mora muy altas.

Lo que se podría extender a otras cosas.

Pregunta mi amigo Enrique Velazco Reckling, director de la Academia Boliviana de Ciencias: “Se agotaron las reservas de indignación y de sentido común?”

Su pregunta es a propósito de las denuncias que él ha hecho sobre las irregularidades, los “horrores” de las últimas elecciones generales, y la incapacidad de la sociedad civil boliviana de hacer algo al respecto.

Dice, por ejemplo: “En cuatro de las siete circunscripciones especiales, (indígenas) los votos emitidos superan en hasta tres veces a los votantes habilitados según el Padrón.”

Según los registros de las elecciones organizadas por el “Estado Plurinominal”, en una circunscripción especial de Cochabamba habían 7.706 votantes pero votaron 15.480.

En una circunscripción de Chuquisaca figuran municipios de La Paz, la ciudad maravillosa… y milagrosa. Y de Cochabamba, no tan maravillosa pro igualmente milagrosa. Y de Oruro, y de Tarija…

En suma, el blindaje está en el estilo de contabilizar las cosas. Los peruanos se preguntan en estos días cómo es que por Lima pasaron aviones con 35 toneladas de oro peruano, remarcado en Bolivia. Se acaba de descubrir que, eliminando los impuestos de las “cooperativas”, se realiza el milagro de exportar oro que se produce en otros países.

Todo es un secreto de contabilidad. El blindaje es de contabilidad. No confundir con “accountability”, que es justito lo contrario.

Vacaflor.obolog.com

{
}
{
}

Deja tu comentario Para mentir, hay que manejar las estadísticas

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.