Avisar de contenido inadecuado

Maremoto políico

{
}

De Siglo 21 N 1166

La fuerza del mar

La treta del presidente Evo Morales de salir de los aprietos apelando a la vieja demanda marítima ha logrado su objetivo de cambiar la agenda del país, al menos por unos días.

Ahora vocifera: El mayor efecto se ha presentado en el propio presidente, que desde entonces ha recuperado el vigor que le estaba abandonando y ahora ha vuelto a vociferar en sus discursos, amenazando a quienes no canten el himno con el puño en alto.

Los medios secundan esta jugada porque tienen el compromiso de hacerlo y también porque la opinión pública ha sido tocada de veras por esta convocatoria a desempolvar lo que los chilenos llaman “el lamento boliviano”.

Confusión chilena: Los gobernantes chilenos están confundidos por el cambio brusco del presidente Morales y muy impresionados por lo vertiginoso del giro respecto de afirmaciones hechas incluso unos minutos antes.

Morales dice ahora que en los últimos cinco años los gobernantes chilenos lo engañaron con ofrecimientos falsos, sólo para hacerle perder tiempo. Los aludidos dicen que nunca ofrecieron ni territorio ni soberanía a Morales y que les parece muy extraño que haya hecho un cambio de 180 grados en muy pocos minutos en su relación con Chile.

Aimaras cambiantes: Observadores bolivianos dicen que este comportamiento cambiante es típico de los aimaras, para quienes decir si y no en el lapso de pocos segundos es algo normal.

Pero esta vez el cambio fue demasiado abrupto incluso para un aimara, a juzgar por la confusión en que ha quedado el propio canciller David Choquehuanca, a cargo ahora de explicar cómo es que Bolivia se propone mantener el diálogo al mismo tiempo que plantea el caso como litigio ante tribunales internacionales.

Un súpercanciller: Así, el tema ha venido a recordar que en el gabinete de ministros hay un forcejeo pendiente, en que Choquehuanca quedó como el último de los mohicanos, ahora amenazado por los blancoides que quieren comandar la operación contra Chile. Luís Arce Zaconeta y Walter San Miguel, aquél presidente de diputados y éste cónsul en Santiago, están listos para ocuparse de este cargo de súpercanciller.

Como Drácula: Un amigo define la demanda marítima boliviana como un Drácula que a veces parece muerto pero sólo está dormido y despierta con mucha fuerza.

El efecto de este nuevo despertar ha obligado a los opositores a alinearse. Jorge Quiroga y Carlos Mesa, dos expresidentes amenazados por los jueces de Morales por causas poco claras, también se han ofrecido a colaborar. Quiroga aportó ya con el argumento de que dialogar y litigar no es nada contradictorio, como dice el gobierno chileno, ya que en este momento Perú y Chile ventilan su diferencia en La Haya al mismo tiempo que dialogan.

Descubrimientos: En su nuevo rol, de líder de la causa marítima por la vía del litigio, el presidente Morales está haciendo algunos descubrimientos, aunque siempre en su estilo. Su último aporte ha sido entre ingenuo e inverosímil: en la cancillería y en las universidades estaba prohibido hacer tesis sobre el tema marítimo, hasta que él llegó.

 

Versionero político

• Hugo Chávez reprochó al presidente Morales por el mal uso del taladro venezolano por parte de YPFB.

• También le reprochó por el cambio de estilo en el planteamiento de la demanda marítima, y le aconsejó volver al diálogo con Chile.

• Chávez no quiso hablar del pedido de condonación de la deuda bilateral de Bolivia, que supera los US$ 300MM.

• El canciller brasileño, Antonio Patriota, no quiso opinar sobre la demanda marítima boliviana.

• Antes de partir de regreso a Brasil comentó que Bolivia “no es un país para principiantes”.

• El presidente Morales dijo que Sebastián Piñera es un “ignorante” e “insensible” respecto de la demanda boliviana.

• En anteriores gestiones, al fracasar intentos de acercamiento con Chile, las expresiones fueron parecidas: Guillermo Bedregal dijo que los chilenos eran “trogloditas” y Jaime Paz dijo que eran “cavernícolas”.

• El gobierno está ordenando que se hagan encuestas para medir la popularidad tras el cambio en el estilo de la demanda marítima.

• Lo que quiere el presidente Morales es saber cuándo podrá volver a plazas y lugares públicos sin temor a ser silbado por la gente.

{
}
{
}

Comentarios Maremoto políico

Humberto, no se si nuestro pobre pais tenga una salida, no solo al mar, sino una salida a un futuro. la cosa grave es utilizar ciertos temas complejos para quedarse en la silla del poder y aprovechar la maravillosa mamadera del estado. cuantos politicos son cada vez mas ricos, con sus hijitos que van a estudiar al extranjero, mientras la gran mayoria de los bolivianos sigue sufriendo la pobreza y las mentiras de cada gobierno de turno. solo que a diferencia de los otros este roba y miente sin tapujos. el gobierno es incapaz de hacer proyectos y presentar soluciones, es asi de simple todo y en la que todos son complices.
The Observer The Observer 05/04/2011 a las 08:53

Deja tu comentario Maremoto políico

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.