Avisar de contenido inadecuado

El mar o el contrabando

{
}

Recuerdos del presente

Un país, dos amos

Humberto Vacaflor Ganam

 

En el país existe, aunque algunos no lo quieran aceptar, dos realidades: la legal y la ilegal. Pues ahora el presidente Evo Morales ha tenido que vérselas con esas dos realidades.

La valiente actitud del canciller David Choquehuanca para denunciar que el encierro de Bolivia es un negocio redondo para Chile en el ámbito de la economía legal, se enfrentó a la existencia de un vigoroso sector ilegal que vive del contrabando y que lucra de la realidad del encierro, dentro de Bolivia.

Los contrabandistas de Oruro le hicieron saber al presidente que no estaban de acuerdo ni con el viaje de Choquehuanca ni con la denuncia sobre el encierro. “Si muere Iquique, muere Oruro”, fue el mensaje.

Traducción: la ropa usada que entra por Iquique y que alimenta a una de las actividades económicas más vigorosas de Bolivia, no solamente permite que los “empresarios” bolivianos sean dueños de prósperos mercados en Salta, Córdoba, Rosario, Buenos Aires, Asunción, Sao Paulo, y otras ciudades del Cono Sur de Sudamérica, sino que son el segundo “movimiento social” en aportar al “proceso de cambio”. El primero, por supuesto, es el relacionado con la coca y sus derivados.

Tras el viaje de Choquehuanca, las protestas llegaron de Santiago y de Oruro. En el resto de Bolivia hubo una actitud entre entusiasta e indiferente. 

El presidente Morales frena sus ímpetus marítimos al escuchar la protesta de los contrabandistas y envía un inverosímil mensaje conciliador a la señora Michelle Bachelet, para iniciar un diálogo civilizado. Con el encierro hay contrabando y hay grandes negocios en ambos lados de la frontera, legal de un lado, e ilegal del otro; sin el encierro todo eso se acabaría. Toda circunstancia crea su propia realidad.

Dura enseñanza. Quizá el presidente tenga que tomar en cuenta la recomendación del abogado español Ramiro Brotons, retirar la demanda en La Haya y ponerse a negociar con Chile para ocuparse de la economía legal, pero en el otro frente parece que deberá pensarla dos veces.

Dicen que su hermano tiene un paquete controlador en el negocio de la ropa usada. Un negocio que, aunque sea ilegal, existe, pero además es muy robusto y hace aportes.

Moraleja: la economía ilegal impone sus condiciones en todas partes. Es una realidad que no se debe ignorar.

Vacaflor.obolog.com

{
}
{
}

Deja tu comentario El mar o el contrabando

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.