Avisar de contenido inadecuado

Maduro no aprende de Evo

{
}

Economía de palabras

 

Saqueadores autorizados

 

Humberto Vacaflor Ganam

 

Que Nicolás Maduro no es muy despierto, lo dice su mirada. Y se
lo dijo de frente el presidente Evo Morales, cuando, en vida de Hugo Chávez, lo
saludaba: “Hola ministro inmaduro”.

No ha sido aprobada por el parlamento venezolano la Ley de
Habilitación, con la cual tendrá carta blanca para hacer y deshacer, pero él no
podía esperar.

Mandó a saquear los comercios y anuncia que su gobierno está
elaborando un sistema de cálculo para fijar los márgenes de ganancia que podrán
tener los comerciantes.

En las primeras horas de este anuncio surgió una discrepancia:
un dueño de supermercado dijo que el gobierno ofreció que autorizaría 40% de
ganancia pero el gobierno decía 30%.

Muy torpe el huérfano de Hugo Chávez. Si hubiera consultado con
el boliviano que hacía burla de su apellido y le llamaba “inmaduro”, hubiera
hecho las cosas con un poco más de cuidado: como en Bolivia la nueva Ley de
Bancos, por ejemplo.

Es exactamente lo mismo, pero sin saqueo. Los bancos bolivianos
recibieron autorización para tener un cierto margen de ganancia, que será
fijado por el ministro que presume de ser el más inteligente del régimen.

El torpe de Maduro hubiera hecho asaltar los bancos y luego les
hubiera informado sobre los márgenes de ganancia, el “spread” que le dicen.

No es obligatorio ser tan torpe. Tan inmaduro.

Chávez se murió creyendo que él enseñaba a su pupilo boliviano.
No tuvo tiempo de enterarse que el control de los medios que él hizo en
Venezuela fue grosero, torpe y, lo peor, incompleto. Si hubiera acudido a los
taimados pero muy hábiles maestros del altiplano, hubiera sabido que los medios
de controlan de otra manera, aparentemente menos dolorosa. Pero muy eficiente.
Es cuestión de autorizar el uso de recursos de origen oscuro y comprar los
medios.

Ahora, Maduro está en un berenjenal. Controlar el comercio es
una tarea imposible. Nadie, jamás, lo ha logrado, en ninguna parte.

Muy cerca de allí, en una isla en forma de caimán, miran hacia
Venezuela con preocupación. Son 120.000 barriles/día de petróleo donado que
están en riesgo de perderse. No quisieran que estos otros donantes se mueran,
como pasó con la URSS. Se dice que estarían tomando sus previsiones. No quieren
ser tomados como pájaros de mal agüero, como traga-de-baldes que causan la
muerte de sus benefactores.

Alma bendita, pero hay que preguntarse ¿qué quiso hacer Chávez de
su país cuando eligió a Maduro como su sucesor? Él era un Einstein en
comparación con el que dejó.

Vacaflor.obolog.com

 

 

 

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Maduro no aprende de Evo

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.