Avisar de contenido inadecuado

La ley contra vagos y malentretenidos

{
}

Bolivia: Ley Reglamentaria de Policía de Seguridad, 11 de noviembre de 1886

Ministerio de Gobierno.- Sucre, noviembre 12 de 1886.-- Circular Nº 33.--
Al señor Prefecto del Departamento de. .. ..
Señor: - El Congreso Nacional ha satisfecho una de las necesidades mas sentidas
en nuestras instituciones patrias, sancionando la Lei reglamentaria de policía
de seguridad cuya copia autorizada tengo el agrado de adjuntarle para que se
digne darle publicidad a fin de ponerla en vigencia desde el 1° de enero
próximo,
Al promulgar dicha Lei el Gobierno crée necesario comunicarle las siguientes
instrucciones:
1° El reglamento interior que debe dictarse en esa policía conforme a la 4ª
atribucion del artículo 8° comprenderá los detalles de procedimiento para
llevar a conveniente y adecuada ejecución las atribuciones y pretextos de la
Lei según las costumbres y exijencias del lugar.
2.ª Se establece la jerarquía y disciplina interna de todos los ajentes de
policía señalando las penas en que incurrieren por faltas en el cumplimiento de
sus deberes.
3.ª Las penas disciplinarias para mantener el réjimen del servicio policíario
consistirán: en el apercibimiento del culpable, su arresto, dentro de los
límites de la Lei reglamentaria, el descuento parcial o total del haber diario
o mensual, por vía de multa y su separación temporal o definitiva del
servicio;-- debiendo darse cuenta al Superior en este último caso para su
provisión.
Confia el Gobierno en el celo de esa Prefectura y en la actividad y competencia
de los empleados de policía que sabrán dar estricto cumplimiento a las
prescripciones de la Lei reglamentaria promulgada.
Dios guarde a U.
Señor:
J. M. del Carpio.
LEY REGLAMENTARIA DE POLICÍA DE SEGURIDAD.
GREGORIO PACHECO,
PRESIDENTE CONSTITUCIONAL DE LA REPÚBLICA.
Por cuanto el Congreso Nacional ha sancionado la siguiente lei reglamentaria de
Policía de Seguridad:
El Congreso Nacional,
Decreta:

Capítulo 1
Disposiciones generales

Artículo 1°.-La Policía de Seguridad tiene por objeto la conservación del órden
público, el resguardo de las garantías personales y reales, la prevención de
los delitos y faltas, y la persecución de los delincuentes y culpables, para
ponerlos a disposicion de las autoridades que deben juzgarlos.
Artículo 2°.-Las disposiciones de este Reglamento obligan a todos los
nacionales y extranjeros habitantes o traseuntes en el territorio de la
República.
Artículo 3°.-Los infractores no gozarán de fuero, prilegio ni distinción
alguna; no les servirá de escusa la ignorancia de los preceptos de este
Reglamento.

Capítulo 2
De los funcionarios de policía

Artículo 4°.-La Policía da Seguridad se ejercerá respectivamente por los
Intendentes, Sub- prefectos, Comisarios, Corregidores, Celadores y Alcaldes
nombrados conforme a la Lei.
Artículo 5°.-Los Intendentes dependen de los Prefectos, y en las providencias
de los sub-prefectos. Los Comisarios, Corregidores y Celadores dependen del
Intendentes Sub-prefecto respectivo. Los Alcaldes, del Comisario o Corregidor.
Todos estos, funcionarios, se hallan bajo las órdenes y la vigilancia del
Prefecto del Departamento.
Artículo 6°.-La Policía judicial, se ejercerá por los funcionarios públicos
designados por la lei común, en la forma y en los casos determinados por ella.

Capítulo 3
Atribuciones generales de policía

Artículo 7°.-Son atribuciones de la Policía de Seguridad:
Ley Nº 1.ª- Cumplir y ejecutar con arreglo a la Constitución y a las leyes
órdenes de la Prefectura, sea que emanen del Gobierno o directamente de ella.
Ley Nº 2.ª-- Cooperar a la ejecución do los mandamientos y resoluciones
judiciales.
Ley Nº 3.ª-- Conservar el órden público, requiriendo en su caso, el empleo de
la fuerza armada, conforme al artículo 199 del Código penal.
Ley Nº 4.ª-- Aprehender a los que provocaren rebelión, sedición, motin o
tumulto.
Ley Nº 5.ª-- Perseguir y aprehender a los delincuentes infraganti, organizando
las primeras diligencias del sumario con arreglo a lei.
Ley Nº 6.ª-- En todos los casos de robo y hurto inquirirá activamente por la
cosa sustraída y aprehenderá a los sindicados.
Ley Nº 7.ª-- Contener las riñas y peleas que se suscitaren en público y prestar
el auxilio que solicitaren los dueños de casa para reprimir las que ocurrieren
en domicilio.
Ley Nº 8.ª-- Capturar a los que escalen u horaden paredes, falseen cerraduras o
sean descubiertos en actos preparatorios de atacar la seguridad, personal o
real.
Ley Nº 9.ª-- Mantener el órden en las funciones religiosas u otras
concurrencias públicas que exijieren la intervención de la Policía.
Ley Nº 10.ª-- Recojer del tránsito público a los locos, dementes o imbéciles,
conduciéndolos al hospital, hospicio o casa de caridad.
Ley Nº 11.ª-- Conducir en el acto al puesto de guardia de la Policía a las
personas embriagadas que turben el orden o llamen la atención con acciones,
gritos o cantares.
Ley Nº 12.ª-- Cooperar a la ejecución de las medidas que acordare el
Protomedicato, sus Tenencias y la Municipalidad para impedir los estragos de
una epidemia.
Ley Nº 13.ª-- Conducir a sus casas o a la Policía a personas y niños
extraviados en las calles o alrededores de la población.
Ley Nº 14.ª-- Prestar inmediato socorro a las personas que aparezcan heridas o
aquejadas de una enfermedad repentina a efecto de que sean conducidas a sus
casas, hospital, botica u otro lugar donde puedan recibir la primera curación.
Cuando la herida o enfermedad hiciere presumir la comisión de algún delito, se
perseguirá inmediatamente a los sindicados.
Ley Nº 15.ª-- Auxiliar a las personas que sufran alguna desgracia intempestiva,
como incendio, asalto u otro accidente grave.
Ley Nº 16.ª-- Dar parte a la Municipalidad de la existencia de cadáveres
insepultos para que sean enterrados en el panteón público, averiguando
previamente las generales de la persona muerta, las causas de su fallecimiento
y otros detalles que se conceptúen útiles para los fines de la lei civil y de
la policía judicial.
Ley Nº 17.ª-- Protejer a los indígenas, vivanderos y a toda persona desvalida o
forastera, impidiendo la exijencia de servicios forzados y cualesquiera
violencias a sus personas, efectos o acémilas.
Ley Nº 18.ª-- Impedir que se expongan al público, vendan, regalen o distribuyan
escritos, pinturas, estampas, u otras manufacturas obscenas o inmorales. Estos
objetos serán recojidos e inutilizados públicamente, sujetando a los culpables
al juicio respectivo.
Ley Nº 19.ª-- Reprimir y castigar a los que profieran en público espresiones
obscenas e indecentes o ejecuten acciones que ofendan a la moral.
Ley Nº 20.ª-- Impedir los juegos de azar y las rifas fraudulentas dando parte a
la autoridad respectiva.
Ley Nº 21.ª-- Perseguir y denunciar todo contrabando que se cometa en perjuicio
de los intereses fiscales o municipales.
Ley Nº 22.ª-- Impedir que vaguen por las calles o plazas, animales feroces,
perjudiciales, enfermos con hidrofóbia u otro mal repugnante o contajioso.
Ley Nº 23.ª - Mandar se entierren los animales que aparezcan muertos en las
calles.
Ley Nº 24.ª-- Poner en conocimiento de la Municipalidad la existencia de obras
ruinosas que amenacen desplomarse sobre la vía publica con peligro, de los
transeúntes.
Ley Nº 25.ª-- Perseguir y conducir ante la Municipalidad á los que hurten,
averíen o inutilicen los faroles, verjas a otros útiles de comodidad y ornato
público, así como los que rayen a ensucien las paredes y puertas de los
edificios y de las calles de la población.
Ley Nº 26.ª-- Vijilar de acuerdo con la Municipalidad si en los trabajos
mineralójicos se atiende debidamente a la seguridad y salubridad de los
trabajadores.
Ley Nº 27.ª-- Tomar todas las precauciones precisas para asegurar las personas
y bienes de los habitantes y mantener el órden público por todos los medios
legales y mantener el órden público, aunque no se hallen previstos en las
atribuciones anteriores.

Capítulo 4
Atribuciones generales de los agentes de policía

Artículo 8°.-Son atribuciones del Intendente de Policía:

1. ª Comunicar al Prefecto o Sub-prefecto respectivo, las ocurrencias de
Policía; cuando ellas sean graves, el parte será escrito, y además se
pasará otro al Ministerio público.
2. ª-- Vijilar y correjir la conducta de loa Comisarios y celadores.
3. ª-- Certificar al pié de los presupuestos mensuales, acerca del
comportamiento de sus dependientes.
4. ª-- Dictar el reglamento interior de su policía con aprobación del
Prefecto, tomando por base la separacion del servicio diurno y nocturno y
la vijilancia por cuarteles, manzanas o calles según el número de
celadores.
5. ª-- Publicar semanalmente sin especificación de motivos los nombres de las
personas arrestadas o multadas por faltas de policía con aprobación de la
cantidad que hubiesen satisfecho respectivamente,
6. ª-- Librar órdenes por escrito y motivadas para la captura de los
delincuentes a fin de ponerlos a disposición de la autoridad competente;
7. ª-- Expedir ordenes por escrito, de requisa y allanamiento en los casos
previstos por los artículos 36 y siguientes.
8. ª-- Imponer multas do policía por infracciones de reglamento llevar la
cuenta de los ingresos y egresos de este ramo.
9. ª - Franquear pasaportes en los casos designados por este reglamento.
10. ª - Conocer y decidir sumariamente las reclamaciones que formularen los
dueños de hoteles y posadas en lo relativo a deudas resultantes de
manutención, hospedaje, forrejo y otras semejantes basta la cantidad de
cincuenta bolivianos.
11. ª-- Decidir las diferencias que se suscitaren entre patrones y sirvientes
en lo concerniente a sus servicios y salarios hasta cincuenta bolivianos,
12. ª-- Juzgar y castigar los hurtos rateros, estafas, fraudes y engaños sobre
valores que no pasen de cincuenta bolivianos.
13. ª-- Llevar el respectivo libro en que se anoten las generales de los
vendedores y compradores de alhajas y anímales, en los casos previstos por
los artículos 42, 43 y 45.

Artículo 9°.-Los Sub-prefectos e Intendentes de provincia ejercerán las mismas
atribuciones designadas en el artículo anterior,
Artículo 10°.-Son deberes del Comisario de Policía:
1.ª-- Ejecutar las órdenes legítimas que le comunicare el Intendente o Sub-
prefecto respectivo,

1. ª-- Observar y hacer cumplir el reglamento interior y el de rondines y
celadores,
2. ª-- Verificar los apremios y cobrar las multas de policía.
3. ª-- Trasmitir por conducto de sus subalternos, las requisitorias,
mandamientos y otros pliegos, que los jueces y demás autoridades dirijan
con sujeción a las leyes.
4. ª-- Velar sobre el cumplimiento de los deberes de los celadores y rondines
e informar ante su inmediato superior de los abusos y faltas que notaren.
5. ª-- Dar cuenta al Intendente o Sub-prefecto de las ocurrencias de policía,
acaecidas durante el día y la noche.
6. ª-- Denunciar a los vagos y mal entretenidos o trasmitir al Intendente las
denuncias que recibieren.

Artículo 11°.-Los Comisarios da provincia y los Corregidores, a mas de estar
sujetos a los mismos deberes expresados en el artículo anterior, cumplirán con
los alcaldes de campaña las siguientes obligaciones;

1. ª Concurrir con los trabajadores precisos a la apertura y composición de
los caminos públicos, cuando la autoridad política o municipal lo ordene,
sujetándose a las leyes, reglamentos y demás disposiciones sobre caminos.
2. ª Velar sobre la conservación y reparación do los puentes y calzadas de
los caminos, así como de las pilastras destinadas a señalar la distancia.
3. ª Impedir se obstruya o embarace la vía pública con zanjas, plantaciones,
sembradíos, cercos u otros obstáculos que incomoden el tránsito libre.
4. ª Vijílar sobre la comodidad, seguridad y provisión de las postas
establecidas en su jurisdicción,
5. ª Impedir se causen daños en las sementeras y plantaciones, prohibiendo se
tengan animales sueltos que puedan causar perjuicios.
6. ª Hacer indemnizar administrativamente, cualesquiera perjuicio a que se
causaren en dichas sementeras,
7ª Proteger a los caminantes, auxiliarlos en caso preciso, perseguir y
capturar a los asaltadores de los transeúntes.
8ª Auxiliar a las tropas del Ejército que transiten por su territorio,
facilitándoles por sus justos precios y con estricta sujeción a las leyes,
la consecución de víveres, forrajes y alojamiento.

Artículo 12°.-Los Corregidores de cantón ejercerán además las atribuciones 6ª,
7ª, 8ª, 10ª, 11ª, 12ª, y 13ª, del artículo 8ª de este Reglamento en lo
concerniente a la policía Cantonal.
Artículo 13°.-Los celadores y rondines estarán bajo las órdenes de los Sub -
prefectos, intendentes, Comisarios o Corregidores, con sujeción a sus estatutos
articulares.

Capítulo 5
De la policía de garantía personal

Artículo 14°.-Los padres de familia se presentarán cada quinquenio ante la
Policía del lugar de su domicilio, con el objeto de matricularse espresando sus
generales y las de las personas que viven a en cargo y señalando la casa en que
habitan.
Artículo 15°.-Igual obligación tienen los rectores o maestros respecto de 309
discípulos internos; así como los jefes o superiores de los hospicios,
comunidades y casas de beneficencia o reclusión.
Artículo 16°.-Toda persona que quiera mudar de domicilio, recabará de la
Policía un certificado que esprese el lugar donde se traslada y el número de
personas que lleva en su compañía.--Este certificado se dará gratuitamente,
Artículo 17°.-Los padres de familia, rectores, maestros, jefes y superiores,
darán cuenta a la policía de las personas que salieron de su cargo o cuidado y
que fueron matriculadas bajo el responsabilidad.
Artículo 18°.-Los dueños y administradores de hoteles y posadas, así como los
propietarios de casas particulares, deben dar parte a la Policía de todas las
personas que alojan y de las que se retiran.
Artículo 19°.-Cuando el Gobierno declarase el estado de sitio, nadie, podrá
salir de los pueblos aun recabar préviamente el pasaporte respectivo de
policía.- Este pasaporte se dará gratuitamente. La omisión de este requisito
dará lugar a que la persona culpable sea arrestada por los ajentes de policía
del pueblo a que llegue, y no podrá obtener su libertad sin que presento una
persona honrada que garantice su conducta.
Artículo 20°.-Las autoridades policiales, darán parta al superior inmediato de
los pasaportes que concediere.--Si se descubriese alguna falsificacion en ellos
se arrestará a los culpables poniéndolos a disposición a las autoridades
competentes.
Artículo 21°.-En ningún caso se concederá pasaporte para salir del territorio
de la República a personas sujetas a decreto de acusación, condenadas a pena
corporal, detenidas por arraigo judicial o llamadas al servicio militar con
arreglo a la lei de conscripción, ni a las que tengan responsabilidades
fiscales pendientes. Las autoridades que contravinieren a esta disposición,
serán destituidas a la simple comprobación administrativa de la infracción.
Sección 2 (De la matricula de artesanos)
Artículo 22°.-Se abrirá en cada policía una matrícula general de artesanos y
obreros, según sus oficios y se publicará por la prensa con designación de sus
domicilios.
Artículo 23°.-En esta matrícula se inscribirán todos los maestros de taller y
obreros con sus respectivos oficiales y aprendices. Esta disposicion no afecta
al derecho de los artesanos para cambiar de taller o de oficio comunicándolo a
la policía.
Artículo 24°.-La policía conocerá y resolverá, los reclamos que se sustituyeran
entre los artesanos y los que los ocupen, sobre faltas en el cumplimiento de
sus recíprocos compromisos, siempre que el valor de la reclamación no pase de
cincuenta bolivianos.
Sección 3 De la inscripción del servicio doméstico.
Artículo 25°.-Se consideran sirvientes a los mozos, porteros, criados,
cocineras y nodrizas que se contrataren en las casas por el o por medio de sus
padres, tutores y curadores.
Artículo 26°.-Todo sirviente debe inscribirse en un Registro Especial de
Policía, recabando la patente respectiva en que consten sus generales,
filiación, género de ocupación, nombre y domicilio de las personas en cuyo
servicio se encuentren.
Artículo 27°.-Los sirvientes que pretendieren dejar la casa en que están
contratados, deben manifestarlo a la policía, con objeto de recabar su patente
de disponibilidad con audiencia de la persona de quien dependen para pasar al
servicio de otra.
Artículo 28°.-Los patrones no podrán alquilar el servicio personal de sus
colonos o domésticos, ni despedirlos sin abonarles previamente su salario; ni
los sirvientes podrán abandonar a su patrón antes del término estipulado o
cuando tengan salario anticipado.
Artículo 29°.-Todo sirviente puede despedirse en los casos designados por la
lei civil, cuando no hubiese término estipulado, debiendo dar aviso a sus
patrones con anticipación de 8 días.
Artículo 30°.-La persona que recibiere en su casa algún sirviente sin la
patente respectiva, a mas de sufrir la pena pecuniaria de la contravención no
podrá prevalerse de su contrato en perjuicio del servicio debido
precedentemente.
Sección 4 (De la calificación de vagos y malentretenidos)
Artículo 31°.-Se consideran vagos:
1ª A los que carecen de domicilio conocido.
2ª A los que no tienen oficio, profesión, renta, sueldo, ocupacion o bienes con
que vivir.
3ª A los ébrios consuetudinarios.
4ª A los que piden limosna sin ser pobres medicantes calificados por la
Municipalidad.
Artículo 32°.-Son malentretenidos:1ª Los que concurren diariamente a casas de
juego o de embriaguez. 2ª Los que viven de fraudes, engaños, hurtos rateros o
de fomentar a los ladrones y tramposos. 3ª Los que se ocupan de corromper a
hijos de familia, domésticos o dependientes. 4ª Los que viven habitualmente de
comercio inmoral o escandaloso 5ª Los que se titulan adivinos o hechiceros.
Artículo 33°.-La calificación de vagos y mal entretenidos se hará del modo
siguiente: Luego que se denuncie por un Ajente de Policía o por cualquiera
persona del pueblo la existencia de algun vago o malentretenido se dará noticia
al Ministerio público. En seguida se emplazará al sindicado para que comparezca
personalmente el día designado para la audiencia a demostrar no hallarse
comprendido en ninguno de los casos expresados por los artículos anteriores
bajo la conminatoria de que, sino comparece, será considerado vago o
malentretenido. El Tribunal de calificación se compondrá del Intendencia o Sub-
prefecto respectivo y de dos munícipes nombrados por el Consejo o Junta,
debiendo citarse a éstos y al Fiscal para que concurra el dia señalado para la
audiencia que se abrirá prévio juramento de los vocales llamados. Las
actuaciones de esta juicio correrán a cargo de uno de los Notarios, Actuarios,
o del Corregidor del lugar, el que también concurrirá al acto de la audiencia.
Instalado el Tribunal bajo la presidencia del Jefe de la Policía, se procederá
a la lectura de la denuncia y otros documentos que se presentaren, al exámen de
los testigos citados por el denunciante, el Fiscal y el sindicato. Luego se
oirán las exposiciones de las partes o sus defensores, el dictamen fiscal, y se
acordará inmediatamente la resolución correspondiente, sentado el acta de la
audiencia. Incontinenti se hará saber al sindicato por diligencia escrita.
Artículo 34°.-Dentro de las cuarenta y ocho horas de la notificación podrán
apelar el sindicado, el denunciante y el Ministerio público en su caso, ante el
Prefecto del Departamento, quien formando tribunal con dos Jurados designados a
la suerte resolverá la alzada con dictámen escrito del Ministerio público y con
audiencia de las partes dentro del término de ocho dias.
Artículo 35°.-Ejecutoriada la calificación, la policía remitirá al reo a
disposición de la Prefectura para que lo destine donde crea conveniente a fin
de obtenersu reforma: lo que se pondrá en conocimiento del Gobierno para los
efectos de lei.

Capítulo 6
De la policía de seguridad real

Artículo 36°.-Ninguna casa ni asilo podrán ser violados o allanados, sinó en
los casos siguientes: 1 ° Cuando lo exija la necesidad de evitar los estrajos
de un incendio, una inundación u otra desgracia o peligro grave. 2° Para evitar
un asesinato, homicidio, suicidio u otro delito igualmente grave, de cuya
preparación a cometerse tengan datos evidentes. 3° Para aprehender a los
ladrones, asaltadores u otros delincuentes infraganti que se refujiaren en las
casas por sustraerse de la vigilancia y persecución de los ajentes judiciales o
de policía. 4° Para capturar, prévio conocimiento del hecho y órden escrita de
la Prefectura o Sub- prefectura, en su caso, a los sediciosos, rebeldes y
amotinados que se reunan en alguna casa con el fin de organizar una
conspiración contra el órden público y las autoridades constituidas. 5° Cuando
las autoridades judiciales ordenen el allanamiento, conforme a las leyes
comunes.
Artículo 37°.-Para evitar la fuga de los delincuentes perseguidos por la
autoridad en la forma y los casos previstos por la lei, o para impedir el
trasporte de armas u objetos sustraidos, pueden colocarse guardias con las
puertas de calle y otros puntos que se consideren necesarios, con órden de
presentar a las personas que salieren y los objetos que se extrajeren de las
casas o los cuarteles custodiados.
Artículo 38°.-El allanamiento se hará llamando al dueño o poseedor de la casa
para hacerle saber la causa u órden que lo motiva. Si la puerta estuviere
cerrada, el ejecutor llamará por tres veces consecutivas, con intérvalos
regulares, anunciando, en cada uno, que es la autoridad pública: - si a la
tercera vez no abriere la puerta el propietario o poseedor, se verificará el
allanamiento usando de la fuerza, y se someterá a juicio a los culpables a fin
de que sean juzgados y castigados por el delito de resistencia a la ejecución
de las leyes u órdenes de la autoridad. De todo esto se dará cuenta a quien
corresponde con diligencia sentada ante dos testigos presenciales del
allanamiento. Los que se negaron a servir, de testigos o rehusaren acompañar a
la autoridad serán sometidos a juicio por el delito de haber omitido prestar
sus servicios al Estado.
Artículo 39°.-Todo el que quiera establecer fonda, tambo, posada, hotel, meson,
casa de juego permitido u otro establecimiento público, dará aviso a la Policía
de lugar, haciendo anotar, la situacion de la casa, el nombre de las personas
que la administran, así como la inscripción que debe llevar el establecimiento
en la tarja o letrero colocado sobre la puerta principal.
Artículo 40°.-Estas casas se hallan sujetas a la vigilancia de los Ajentes de
Policía y solo permanecerán abiertas hasta la hora designada por la autoridad
correspondiente. Los administradores de dichas casas tienen obligacion de fijar
en parte visible la tarifa de precios.
Artículo 41°.-Los dueños o administradores de públicas de juego, no consentirán
en ellas a los hijos de familia y a los sirvientes; ni los permitirán beber
licor, bajo la conminatoria de pagar la multa policiaria y restituir el dinero
y especies que recibieren de tales personas. Tampoco permitirán que frecuenten
estas casas los artesanos y menestrales en dias y horas de trabajo.
Artículo 42°.-En ninguno de estos establecimientos podrá permitirse la venta,
cambio depósito o rifa de alhajas o piezas de oro y plata labrada ni de otros
objetos valiosos, sin que se manifieste el permiso de la policía o de la
Municipalidad, en caso de rifa, indicando la calidad, peso, número y señalen de
las especies, así como el nombre y generales de los enajenadores.
Artículo 43°.-La disposición anterior tambien se observará para vender los
indicados objetos en féria pública o cuando el vendedor es persona desconocida
o sospechosa.
Artículo 44°.-Cuando la Policía tuviere conocimiento de que algunas personas se
reunen en casas particulares donde se fomenten juegos prohibidos, anomestará a
los dueños de ellas para que no los permitan. Si continuaren los juegos a pesar
de la advertencia, la Policía prévia la prueba correspondiente, las declarará
casas públicas de juego para el solo efecto de dispersar y penar a los
jugadores.
Artículo 45°.-Las personas que traten de comprar caballos, mulas o ganado,
harán anotar en la policía el color, señalen o marcas y la edad de los
animales, así como los nombres y generales del vendedor, cuando éste sea
desconocido o sospechoso. En los cantones y aldeas la manifestacion se hará
ante el Corregidor y Alcaldes, quienes llevarán un libro en que consten dichas
anotaciones.
Artículo 46°.-La policía vijilará e impedirá se fabriquen llaves maestras,
ganzúas u otros instrumentos destinados a falsear candados o chapas de puertas.
El fabricante o tenedor de estos objetos será sujeto a juicio con arreglo a
lei.

Capítulo 7
De la policía de las cárceles

Artículo 47°.-La seguridad de las cárceles y custodia de los presos correrá a
cargo de la policía, y el aseo, limpieza y salubridad de ellas, al de la
Municipalidad, bajo la vigilancia del Ministerio público.
Artículo 48°.-Serán distintas las habitaciones en que deben detenerse a los
hombres, de las destinadas a la reclusion de las mujeres. Tambien lo serán las
de los reos rematados y de los simplemente detenidos, presos por deudas y
arrestados.
Artículo 49°.-Se procurará por las Municipalidades y Jefes de Policía, dar
ocupación a los encarcelados facilitándoles el ejercicio de su profesión, arte
u oficio, o proporcionándoles algun trabajo para el que sean aptos.
Artículo 50°.-La policía debe vigilar por la instrucción moral y religiosa de
los presos, que correrá a cargo del cura de la Parroquia respectiva miéntras la
creación de Capellanes especiales.
Artículo 51°.-No se consentirá que se introduzca a las cárceles licores de
ninguna clase, bajo la conminatoria de multa o arresto a los contraventores.
Artículo 52°.-No se exijirá derechos de excarcelación ni se podrá vejar,
maltratar, ni ultrajar a los encarcelados, só pena de destitución del Alcaide.
Artículo 53°.-En caso de enfermedad grave o contagiosa de algun preso o
detenido se le permitirá salir a medicinarse al hospital o a una casa
particular prévio reconocimiento médico- legal y órden del Juez competente bajo
la vigilancia de la policía.
Artículo 54°.-Es prohibido a los encarcelados vivir con sus familias dentro del
aposento a que fueron destinados;- pero no podrá incomunicárseles durante el
día, sino con órden expresa de la autoridad respectiva.
Artículo 55°.-La policía cuidará de recoger por las noches los cuchillos u
otros instrumentos que pudieran servir para cometer algun delito o para
perforar o escalar las paredes de la cárcel.
Artículo 56°.-El Alcalde informará al Fiscal aceren de la conducta de los
encarcelados y sobre si se les pasa el socorro diario por la municipalidad.

Capítulo 8
De las penas de policía

Artículo 57°.-Las autoridades de policía podrán imponer una multa que no exceda
de ocho bolivianos y un arresto que no pase de cuatro días por infracción de
los de los mandatos y prohibiciones de este Reglamento.
Artículo 58°.-El máximum de las penas que impusieren por infraccion del
reglamento interior de policia o de los bandos que publicaren en casos
especiales, no podrán pasar de dos bolivianos de multa o dos días de arresto.
Artículo 59°.-La policía tiene derecho de exijir bajo de apremio o embargo de
bienes, en su caso, las multas que impusiere conforme a los artículos
anteriores; siendo responsables el marido por la mujer, los padres por los
hijos que están bajo su potestad, los tutores, curadores, patrones y maestros
por sus pupilos, sirvientes, oficiales y dependientes. En todo caso se acusará
recibo que acredite el pago de la multa.
Artículo 60°.-Las personas insolventes que no puedan pagar la multa serán
castigadas con la pena de arresto en proporcion de un día por cada boliviano de
la multa impuesta.
Artículo 61°.-En ningun caso podrán imponer multa ni cobrar derecho alguno los
celadores y rondines. Todo abuso que se notara en ellos o en los Comisarios y
Corregidores será inmediatamente reprimido por los Intendentes o Sub-prefectos
respectivos. Si éstos disimularen las faltas de sus dependientes, se harán
responsables ante la Prefectura en virtud de queja justificada por los
interesados.
Artículo 62°.-El producto de las multas de policía constituye fondo de este
ramo. Será administrativo por los Intendentes o Sub-prefectos, quienes rendirán
mensualmente cuenta documentada al Prefecto para su glosa y revisión en el
Tesoro público y consiguiente publicación por la prensa. Dichos fondos serán
aplicados al servicio de la policía y a la mejora material de los locales en
que funciona.

Capítulo 9
Disposiciones comunes

Artículo 63°.-Las resoluciones de policía serán ejecutadas sin perjuicio de las
reclamaciones que pueden hacerse ante el superior inmediato.
Artículo 64°.-En todos los casos en que según este Reglamento es necesario la
órden o resolución de la policía, será expedida por el intendente, Sub-prefecto
o Corregidor que ejerce la jurisdicción policiaria en la ciudad o canton.
Artículo 65°.-Las Policías de seguridad y Municipal bajo la dependencia de sus
jefes y con la cooperación de su personal respectivo, se ayudarán
recíprocamente en todo aquello que pueda contribuir a la seguridad personal y
real de los habitantes, al mejor órden, moralidad, higiene, comodidad, ornato y
aseo de las poblaciones y a la apertura, mantenimiento y vigilancia de los
caminos públicos.
Artículo 66°.-Este Reglamento comenzará a rejir desde el 1° de enero de 1887,
quedando derogadas las disposiciones que se hallen en oposición con sus
preceptos.

{
}
{
}

Deja tu comentario La ley contra vagos y malentretenidos

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.