Avisar de contenido inadecuado

Indígenas indignados

{
}

Economía de palabras

Rebelión en el Fondo

Humberto Vacaflor Ganam

Los dirigentes indígenas que son lanzados a la hoguera por presuntos pecados de corrupción han comenzado a revelar que existen grabaciones y videos de las reuniones en que algunos ministros de Evo Morales aprobaban los desembolsos.

El propio presidente tuvo que darse por aludido y decir que no pudo frenar las irregularidades que había identificado pero que, de todos modos, los montos defraudados son una minucia frente a las millonarias sumas que se llevaron los corruptos neoliberales.

No lo dijo en tono crítico hacia los indígenas, sino para subrayar que los nuevos corruptos están actuando en un terreno desconocido para ellos.

Lo que han observado los indígenas indignados con esta campaña es que hasta ahora sólo han caído quienes recibieron los dineros, pero ni siquiera se ha hecho una alusión a quienes aprobaron esas entregas.

Si haces un depósito en un banco, los datos que pide el banco son los de la persona que remite el dinero, con número de cédula. Sobre el destinatario, sólo se pide el número de la cuenta.

Pero en este caso, nada se sabe del emisor, del remitente del dinero, sólo se tienen los datos del receptor, del destinatario. Un banco no lo aprobaría.

Las denuncias que están haciendo los indígenas indignados es que el delito fue cometido por quienes aprobaron los desembolsos, como la ministra de Desarrollo Productivo y el ministro de Economía, pues ambos fueron quienes remitieron esos recursos que ahora se han perdido.

Para la justicia, ¿quién es el responsable?

Eso es lo que están preguntando ahora los indígenas indignados. La justicia no ha respondido todavía. Pero quizá sientan los jueces un vacío. Quizá digan: aquí falta el dueño del circo. O podrían también hacer la misma pregunta usando otro tipo de figuras, además del circo.

Algo que debería informarle al presidente algún colaborador es que el Fondo Indígena ha manejado hasta ahora US$ 650 millones de dólares. Los 2 millones a los que alude el presidente son de los proyectos no ejecutados. Está faltando una auditoría total.

Pero sobre todo falta saber cómo se ha de sancionar a quienes aprobaron estos desembolsos. Que sean indígenas los únicos castigados es un detalle que, en este caso, indigna.

Alguna vez, Felipe González dijo que para resolver el problema del indigenismo habría que comenzar diferenciándolo de la indigencia.

En este caso, ese ya no es un problema. Aquí lo que falta es que todos sean llamados al proceso. Todos.

Vacaflor.obolog.com

{
}
{
}

Deja tu comentario Indígenas indignados

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.