Avisar de contenido inadecuado

Hay que cuidar el voto

{
}
Recuerdos del presente

Habrá que cuidar el voto

Humberto Vacaflor

Aparte de los estatutos autonómicos de la "media luna", el espectáculo que se da en los otros departamentos es el que permite observar que el gobierno del MAS ha encontrado la vía de salida. Muy pronto para un gobierno que llegó con 53,7% de los votos, pero es que así son los ritmos de Bolivia. Lo que en Venezuela demoró nueve años, en Bolivia se puede dar en dos.
En Sucre, el cabildo de furiosos ciudadanos exigió un referéndum para pasarse al bando de los autonomistas. En Oruro, muy cerca de La Paz y todavía en territorio aymara, dirigentes sindicales y cívicos han cuestionado a los que se prestaron a facilitar la asamblea constituyente que aprobó un texto que nadie conoce. En Potosí, los dirigentes cívicos quieren autonomía, porque están decepcionados con el gobierno. Y en La Paz se han producido las primeras manifestaciones de crítica al gobierno. La clase media paceña está comenzando a hacer el mea culpa. Y cuando la clase media paceña se convence de algo, nadie la detiene. Por eso es que el ministro de Gobierno tuvo que dar explicaciones por el ataque a masistas a un grupo de ciudadanos paceños en la plaza Avaroa.
Por lo tanto, con tiempo, con suficiente anticipación, será bueno que los bolivianos nos pongamos a meditar sobre cómo debemos votar en el futuro. No solamente en la seguidilla de referéndum que se viene. (Un slogan que escuché por ahí dice: "los venezolanos derrotaron a Chávez: los bolivianos vamos a derrotar a su chola". Es muy atrevido para mi gusto).
Pero eso tampoco es importante. Lo que se debe hacer ahora es pensar en el futuro. No se puede, a partir de ahora, a partir de esta pesadilla que derribó a la democracia, como dijo en The Wall Street Journal la periodista Mary Anastia O´Grady, votar por cualquiera.
Semejante experiencia tiene que dejar entre los bolivianos el convencimiento de que los líderes tienen que ser elegidos muy bien. Habrá que rechazar a aquellos que sólo quieren hacer sus negocios, o enriquecerse, a los que vienen con ansias de corrupción, como casi todos los que precedieron al actual gobierno. Habrá que excluir a los que sólo representan a transnacionales, ya sea del sector minero, de los hidrocarburos o de otras actividades non sanctas, como el narcotráfico. No es que sean malos; es que no sirven porque no se dan tiempo más que para cumplir con sus patrones.
Y habrá que pedir a quien sea el futuro gobernante que aplique de una vez la gran revolución de la educación boliviana. La deficiente educación que se da en Bolivia es la responsable de esta situación. No hacerlo podría dar lugar a que algún gobierno del futuro también se proponga utilizar de manera intensiva la ignorancia de la gente. No puede ser que en el país con mayor analfabetismo de América latina los maestros y tengan cuatro meses de vacación pagada por año. No puede ser que los maestros rurales sigan ganando por todo el mes cuando en realidad sólo trabajan seis días.
Ha llegado el momento de que los bolivianos meditemos en serio sobre el futuro del país. Un país que ha sobrevivido a pesadillas incluso peores que la presente merece ser cuidado. Es una joya. No se rompe por nada del mundo. Pero tampoco habría que seguir jugando con su futuro.

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Hay que cuidar el voto

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.