Avisar de contenido inadecuado

Hay que administrar lo ilegal, no combatirlo

{
}

Recuerdos del presente

Administrar la ilegalidad

Humberto Vacaflor Ganam

Hay un rubro del balance de fin de año que quizá se les pase a los funcionarios y colaboradores del gobierno. Es un balance que ayudaría a entender el orgullo del ministro de Economía y de sus ayudantes cubiertos, encubiertos o recubiertos.

Tendría que llamarse: “Administrando la ilegalidad”.

• Dice José Luis Parada, secretario de Hacienda de le gobernación de Santa Cruz, que la importación de ropa usada no es un arcano desentrañable: bastaría preguntar en el puerto de Iquique el nombre del o de los empresarios bolivianos que compran los fardos que luego llegan a Bolivia. Alguien maneja el negocio y alguien recibe los “aportes” de ese negocio en el proceso.

• Los importadores de autos usados aseguran que ellos pagan, sin chistar, 200 dólares por auto en cada una de las “trancas” que están en su camino. No son, ciertamente, los pícaros aduaneros los que se quedan con todo ese dinero. ¡Por favor! Hay alguien que recibe ese aporte, dentro o fuera del proceso… de introducción de la mercadería.

• Se calcula que los re-exportadores de oro peruano a Estados Unidos deberían haber pagado unos 80 millones de dólares por la carguita de 35 toneladas que enviaron entre enero y septiembre. No pagaron ese monto. Ni mucho menos. Alguien, también aquí, recibe el aporte de esta actividad ilegal al proceso de enriquecimiento de alguien.

• Los asaltantes de predios en producción en Santa Cruz sólo los desalojan después de conversar con los propietarios, ya sin presencia de la policía. Y piden algo a cambio. No se van con las manos vacías. Cobran en dólares. Para ellos no vale la bolivianización. Esta es una actividad ilegal que rinde mucho. Y tampoco aquí los beneficiarios son solamente los “pícaros” asaltantes ni sus dirigentes: alguien administra el negocio.

El espacio de esta columna está quedando corto. Y ni siquiera he mencionado el “misterio” de los miles de “taques” de coca que salen a Argentina atravesando la mitad del territorio boliviano, ni de los asaltantes de minas, ni de los ladrones de mineral, ni de la exportación “ilegal” de GLP, diesel o gasolina y otras linduras del proceso.

Lo cierto es que la administración de lo ilegal es un rubro que ayuda a entender muchas cosas.

Vacaflor.obolog.com

{
}
{
}

Deja tu comentario Hay que administrar lo ilegal, no combatirlo

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.