Avisar de contenido inadecuado

Y el gas sin vender

{
}

Recuerdos del presente

 

Caprichos del gas

 

Humberto Vacaflor Ganam

 

Demorar diez años para hacer el homenaje a unos héroes es
demorar mucho.

Una crónica de ese homenaje podría llamarse “!cómo te cambia la
vida!”. O “nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos”, como dijo el
poeta.

Quien ofrece el homenaje ya no es el mismo. Ahora viste unas
camisas con bordados muy monos, que entonces no conocía.

Su carácter también ha cambiado mucho. Se ha hecho soberbio y se
cree imprescindible.

Pero es el gas natural el que le está jugando una broma muy pesada.

Ahora son los países compradores los que tienen actitudes de
rechazo y esta vez sí, por decisión ajena, el gas podría ser, de veras, sólo
“para los bolivianos”.

Argentina ha informado que comenzará a prescindir del gas
boliviano a partir de 2015 y Brasil dice que después de 2019 pagaría mucho
menos.

¿Qué hacer? Un gobierno que se ha ganado el premio gordo de la
lotería del gas sin haber comprado un billete (no apoyó la ley que crea el IDH),
no sabe qué hacer sin el dinero que llega por la venta del gas.

Y el destino ha puesto al presidente en la paradójica e incómoda
posición de viajar a Buenos Aires para rogar porque se mantengan las compras de
gas, en el mismo día aniversario de la “guerra del gas”.

Que la señora Kirchner no haya querido recibirlo, por razones
obvias, aumentó el dramatismo a la gestión. Nuestro personaje tuvo que hacer un
homenaje a la gobernante argentina metiendo su cuchara en el forcejeo que ella
tiene con medios de comunicación independientes en su país.

“Hay que descolonizarlos”, recomendó, quizá pensando en que esos
medios sean comprados por algún amigo de la señora Kirchner usando dineros de
origen desconocido. Su receta no es aplicable en ese país. Los medios
independientes están a punto de ganar la batalla a la gobernante.

Retornó derrotado de su gestión en Buenos Aires. Y tuvo que
hacer el homenaje a los héroes de El Alto. Podía haber sacado fuerzas de
flaqueza y decir “Ahora sí, les aseguro, el gas será para los bolivianos”
(porque no hay quién quiera comprarlo).

El mercado, la mayor oferta de gas en el mundo, están creando condiciones
diferentes. El gas podría terminar sirviendo al desarrollo de Bolivia. Para la
siderurgia, para el cemento, para la industria.

Lo que no hicieron los revolucionarios originarios lo está
haciendo el capitalismo.

Vacaflor.obolog.com

 

 

 

 

{
}
{
}

Comentarios Y el gas sin vender

Gordísimo negocio
Suerta Suerta 21/10/2013 a las 11:54

Deja tu comentario Y el gas sin vender

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.