Avisar de contenido inadecuado

El gas como pesadilla

{
}
Angustias del gas

Angustiado por el déficit de gas natural, el gobierno está haciendo concesiones a las empresas petroleras y al mismo tiempo lanza anuncios exagerados sobre el incremento de las reservas.

Petroleras consentidas: La nueva ley de hidrocarburos, que tiene una demora de cinco años, está ahora en proceso de elaboración, con la ayuda de las empresas.

El gobierno ha dejado de presionar a las petroleras y también ha dejado de insultarlas, para pasar a una etapa de diálogo amigable. Ya no se las insulta, se las consulta.

Las petroleras están en la cómoda situación de poner sus términos, porque lo que quiere el gobierno es que aumente la producción. La revolución puede esperar.

Anuncios exagerados: Por otro lado, el gobierno decidió hacer mucho ruido sobre cualquier avance que se presente en la industria petrolera, exagerando los logros.

El 27 de abril pasado (ver Siglo 21 N 1170), el propio presidente Morales asistió a una ceremonia apresurada por la cual se aprovechó que la Total había encontrado gas en el campo Aquío, para decir que las reservas habían crecido en 30%.

La Total, que había aceptado a regañadientes que se hiciera todo el show, abrió la boca la semana pasada y dijo que la producción del pozo no sería de 6,5MM m3/d, como había dicho el gobierno, sino de 0,5MM m3/d. Y no hizo alusión alguna a las reservas descubiertas, porque no lo sabe todavía.

Razones de la angustia: La preocupación del gobierno se debe a que el 25 de este mes Argentina estrenará dos estaciones de regasificación, una en Escobar y otra en Bahía Blanca, que permitirán la importación de 27MM m3/d de gas natural licuado (GNL).

Y el 28 de mayo será inaugurado el gasoducto GNEA, llamado Juana Azurduy, para recibir hasta 27,7MM m3/d de gas boliviano.

Ambas obras están relacionadas, porque si Bolivia no pudiera entregar el volumen convenido en el contrato de 2006, Argentina podrá comprar ese mismo volumen de GNL, procedente de Dakar o Kuwait.

Contrato vigente: El artículo 12.6.1 del contrato de compra-venta de gas firmado en 2006 entre Argentina y Bolivia (ENARSA-YPFB) dice: “Salvo caso Fortuito o Fuerza Mayor, YPFB se compromete a entregar el cien por ciento (100%) de la cantidad diaria nominada por ENARSA y confirmada por YPFB con un máximo de hasta la cantidad diaria contractual”. Y el artículo 12.6.2 dice: “En caso de falla de suministro, YPFB pagará a ENARSA la diferencia de las cantidades nominadas y confirmadas con las cantidades efectivamente entregadas multiplicada por el precio del gas vigente en el día en que ocurriese la citada falla de suministro.”

Cambios en Argentina: Es probable que Bolivia alegue en su momento que el contrato fue incumplido por Argentina al no contar con el ducto necesario en el plazo fijado.

Ese tema que será tratado por los abogados. Los argentinos están cambiando también su política petrolera y ahora los precios de los derivados en el mercado interno se ajustan en US$ 0,50 por mes.

 
El hierro y el gas

El ministro de Minería, José Pimentel, respondió a la impaciencia de los pobladores de Puerto Suárez, que quieren que el Mutún sea explotado de una buena vez, diciendo que la empresa Jindal Bolivia podría ser sancionada nuevamente.

Pimentel había dicho a principios de año que el gobierno admitía su error de haber elegido a la empresa hindú para que se haga cargo de la explotación del yacimiento de hierro.

Ahora, cuando la empresa está exportando mineral de hierro y anuncia la instalación de una gigantesca planta de arrabio, Pimentel dice que la Jindal está en observación.

Parece que el gobierno ha observado que para exportar mineral de hierro no hace falta una empresa extranjera, porque lo podría hacer fácilmente Comibol.

En Puerto Suárez se desconfía más del gobierno que de la Jindal. La principal sospecha de estos días es acerca del gas natural.

Cuando la Jindal anuncia que pondrá una planta de arrabio, crece el nerviosismo entre quienes saben que no hay gas suficiente.

Según las proyecciones de la empresa hindú, cuando esté produciendo acero necesitará 8MM m3/d de gas natural, volumen que se observa con muchas dudas cuando la producción y la demanda están equilibradas.

Si la planta de arrabio exigiera 2MM m3/d para el próximo año, la producción interna no podría ofrecerlos.

La empresa hindú se ha convertido en un incordio para el gobierno boliviano, porque cualquier cosa que quiera hacer pone en evidencia la falta de gas natural.

Y las exportaciones de mineral de hierro son todo lo que Bolivia, por el momento, puede hacer. Para ello no se necesita una empresa extranjera, porque Comibol es especialista en exportar materias primas sin transformación.

 

{
}
{
}

Deja tu comentario El gas como pesadilla

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.