Avisar de contenido inadecuado

Gary Prado responde a E. Morales

{
}

MENTIRAS, DIFAMACIONES Y CALUMNIAS
Nuestro ilustrado vicepresidente señala (El Deber, 5 agosto 2016, pag. A16) que si Humberto Vacaflor no se retracta de sus delaraciones que involucran al Pdte. Morales de su vinculación con un asesinato el año 2000, debe asumir las consecuencias legales de sus acciones. “Este señor se dedicó a insultar, a difamar y a mentir y eso tiene consecuencias legales. Que asuma las consecuencias legales de sus difamaciones, de sus calumnias, de sus mentiras”.
Morales decidió enjuiciar a Vacaflor porque entiende que de su declaración en una entrevista de TV, “se pueden verificar apreciaciones y alusiones difamatorias, calumniosas e injuriosas”.
La ley penal boliviana establece que incurre en injuria “EL QUE OFENDE POR CUALQUIER MEDIO Y DE MODO DIRECTO A OTRO EN SU DIGNIDAD Y DECORO”. Agrega que difama “QUIEN DE MANERA PÚBLICA, REPETIDA Y TENDENCIOSA REVELA O DIVULGA UN HECHO CAPAZ DE AFECTAR A LA REPUTACIÓN DE UNA PERSONA. y que calumnia “EL QUE POR ALGÚN MEDIO IMPUTA A OTRO FALSAMENTE LA COMISIÓN DE UN DELITO”.
Se le ha hecho costumbre al Presidente calumniar, difamar y mentir sin ningún reparo y sin respetar la presunción de inocencia. Prevalido de su impunidad dice lo que le parece o lo que sus canallescos asesores le sugieren. Ahí están las acusaciones a Valverde, a Rincón y a muchos otros.
Al general Gary Prado Salmón, Morales lo acusó de haber sido el “asesino del Che Guevara”, cuando es público y notorio (inclusive para la inteligencia cubana) que el militar, cuando era capitán, capturó al guerrillero argentino-cubano y lo entregó vivo a sus superiores. No es un general de la dictadura como dice don Evo Morales pues ascendió a General de Brigada en 1984, gobierno constitucional del Dr. Hernán Siles, con la aprobación unánime de los senadores por su contribución al retorno de la democracia y a Genertal de División en 1986 en el gobierno constitucional del Dr. Victor Paz, igual con la aprobación del Senado. Hasta ahora nada se le ha podido probar de la acusación de terrorismo en la que lo ha involucrado el fiscal Sosa, de triste memoria.
Entonces, ¿quién es el que de manera pública, repetida y tendenciosa, ofende la dignidad y decoro de una persona o imputa a otro falsamente la comisión de un delito? Más clarito: ¿Quién difama, injuria y calumnia?
Yo pregunto: ¿a quien puedo quejarme de las mentiras, calumnias y difamaciones proferidas por el presidente contra mi persona? No hay un solo juez que se anime a abrir causa y menos aún, el Ministerio Público plantear de oficio una acusación contra quien difama y calumnia.
Solo queda quejarse al Chapulín Colorado y pedirle al Vice que juzgue, con la misma medida, a todos.

{
}
{
}

Deja tu comentario Gary Prado responde a E. Morales

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.