Avisar de contenido inadecuado

Si fuéramos noruegos

{
}

Economía de palabras

 

¡Qué envidia, Noruega!

 

Humberto Vacaflor Ganam

 

El fondo soberano más grande del mundo es el noruego, que tiene un patrimonio de 790.000 millones de dólares y sirve para garantizar las pensiones de los noruegos.

La industria del petróleo comenzó en Noruega en los años 70, lo que da que desde entonces hasta ahora el fondo recibió unos 15.800 millones de dólares por año.

Curioso, porque en los últimos diez años, el gobierno del presidente Evo Morales recibió ingresos por un monto anual similar, sumando un total de 150.000 millones de dólares.

Lo que ha hecho el gobierno boliviano con ese dinero es un misterio que probablemente deba ser desentrañado por el próximo gobierno, con investigaciones cuidadosas.

Por supuesto que las investigaciones deberán ser mejor hechas que la farsa que hizo el MAS en el parlamento respecto del uso de los recursos del Fondo Indígena, que sumaron 615 millones de dólares en estos nueve años.

Los noruegos, en cambio, tuvieron mucho cuidado en elegir a sus gobernantes, con el criterio de que deban juntar todo el dinero que se requiere para las futuras jubilaciones.

El fondo es invertido en valores muy bien diversificados, con el único criterio de que rindan buenos intereses y utilidades.

No es cuestión de malgastar el dinero en proyectos inservibles, pensados sólo con criterio demagógico, sino invertirlo en bienes que garanticen el logro del objetivo: las pensiones de los noruegos.

Quienes administran ese fondo deben atender varios principios. Según David Fernández, en un artículo de El País, “el fondo noruego es todo un ejemplo de transparencia y compromiso con los principios éticos. De hecho, tiene una lista de valores excluidos de su universo de inversión por incumplir los derechos laborales, tener negocios contaminantes o pertenecer a sectores como la venta de armas.”

Es decir que quienes manejan el dinero del ahorro nacional de los noruegos deben tener y practicar principios morales y éticos muy claros. Actividades económicas contaminantes, por ejemplo, son consideradas ajenas al interés noruego.

Si los bolivianos hubiéramos tenido la suerte de contar con gobernantes inteligentes y con principios éticos, los altos precios que acaban de pasar nos hubieran dejado un fondo de pensiones que nos libere de los experimentos que, de tiempo en tiempo, hacen los gobernantes con el sistema de pensiones.

Pertenecer a sectores como la venta de armas, o de otro tipo de tráficos,  es condenado por los noruegos no sólo en la elección de sus gobernantes sino también en la inversión de los recursos del fondo.

¡Qué envidia!

Vacaflor.obolog.com

 

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Si fuéramos noruegos

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.