Avisar de contenido inadecuado

...y las FARC se vienen a Bolivia

{
}

Economía de palabras

 

La moda de las drogas

 

Humberto Vacaflor Ganam

 

The Economist acaba de confirmar las sospechas de que en Estados Unidos está disminuyendo el consumo de cocaína. Muchas cosas se explican a partir de ese dato, sobre todo para Bolivia.

La cocaína consumida en ese país se redujo a la mitad entre 2006 y 2010, dice la nota. Las muertes relacionadas con el excesivo consumo de esa droga cayeron en 34% entre 3005 y 2013.

El mejor momento del consumo de cocaína entre los norteamericanos fue la década de los ochentas, cuando 78% de los arrestados por crímenes diferentes daban positivo en cocaína.

Pero las cosas han ido cambiando. Entre otras cosas, por cuestiones de moda. Un estudio hecho por la universidad de Michigan comprobó que los estudiantes evitaban fumar la misma marca de cigarrillos que sus padres, por ejemplo.

Donde la revista parece equivocar la mirada es cuando dice que el consumo cayó porque estaba disminuyendo la producción en Colombia. Quizá confunde causa con efecto.

La lectura desde Bolivia es que la demanda es la determinante, no la oferta. Eso es lo que repiten los defensores de la coca del Chapare. Tanto la defendieron que llegaron a poner a su dirigente como presidente de Bolivia.

Los que sí estaban muy bien informados sobre la tendencia de los gustos de los drogadictos de Estados Unidos eran los líderes de las FARC, que comenzaron, por un lado, a buscar nuevos horizontes y optaron por venir hacia Bolivia, y por otro lado, comenzaron las negociaciones de paz para dejar las armas y el vicio en Colombia.

Tomaron el control del parque Choré sin que nadie les diga que no podían hacerlo. Controlaron el tráfico en las fronteras que no eran del interés de los cárteles brasileños. Todo perfecto. La hermandad de los cárteles en el paraiso de las drogas.

Habían encontrado otra tierra prometida, que tenía la ventaja de contar con un gobierno muy permisivo y, sobre todo, gracias al dios de las drogas, contar con los nuevos mayores centros de consumo muy cerca de las fronteras bolivianas: las grandes ciudades brasileñas.

Hay una explicación menos amarga para el cambio de gustos de los adictos norteamericanos. La cocaína no va con la música electrónica. Para esa música necesitas otro tipo de droga, más tranquilizadora, todo lo contrario de la cocaína.

Por el momento, entonces, el nuevo centro internacional de la cocaína es Bolivia. Desde aquí se atiende la demanda regional y mundial.

Los grados de violencia que se daban en Estados Unidos y en Colombia tienden a seguir la huella de la droga, a juzgar por el incremento de la criminalidad en Bolivia: 70% en estos diez años.

Los electores bolivianos han comenzado a entender esta relación.

Vacaflor.obolog.com

{
}
{
}

Deja tu comentario ...y las FARC se vienen a Bolivia

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.