Avisar de contenido inadecuado

Evo y Alán García piensan igual

{
}
Cambios petroleros La intención del gobierno boliviano de introducir cambios en la ley de hidrocarburos no ha avanzado mucho con las consultas a expertos y petroleros en el foro iniciado la semana pasada. Morales-Correa-García: A cambio de eso, el presidente Morales confirmó su determinación de hacer cambios al ratificar sus críticas a los pueblos originarios que insisten en cuidar el medio ambiente, a quienes condena por sus “demandas excesivas”, en consonancia con Rafael Correa, pero también con Alán García, presidente de Perú. Estos originarios son “aliados de la derecha”, según dijeron los presidentes de Bolivia y Ecuador. En el caso de Morales, fue muy clara la alusión al caso de las licencias ambientales del norte de La Paz a favor de Petroandina. Esperan estímulos: Aparte de estos ruidos presidenciales, la verdad es que las petroleras que operan en Bolivia están esperando que el gobierno ponga en práctica algunos estímulos a las inversiones. Está quedando cada vez más claro que las petroleras están dispuestas incluso a pagar más impuestos si están vendiendo lo que producen. En Venezuela, por ejemplo, la vigencia de seguros contratos de exportación de crudo a EEUU permite a Chávez subir los impuestos. Pero cuando no hay mercado para colocar la producción, las petroleras no solamente rechazan cualquier posibilidad de pagar más impuestos: piden que los bajen. En el congreso petrolero realizado en agosto pasado en Santa Cruz voceros del sector petrolero sugirieron que el gobierno boliviano cree premios para las empresas que inviertan en exploración. En cristiano, eso quiere decir una reducción de los impuestos. Incertidumbre argentina: El panorama se complicó la semana pasada con la decisión de Argentina de pedir solamente 2,7MM m3/d de gas natural a pesar de que en todo el mes de septiembre había mantenido un volumen diario de 6MM. Peor todavía: se difundió la noticia de que Argentina se propone comprar gas natural desde Chile, usando el gas natural licuado que llegue hasta las plantas de regasificación de ese país, como las que ya existen en el golfo de Quintero. La ventaja que tienen esos dos países vecinos de Bolivia es que cuentan con por lo menos siete gasoductos que cruzan sus fronteras comunes. Fueron construidos para que Argentina envíe gas a Chile, pero ahora podrían operar en reversa. Hacia fin de este mes, el barco regasificador Excelsior, que estaba anclado en Bahía Blanca recibiendo cargas de GNL, deberá partir hacia países del hemisferio norte. Es probable que en ese momento aumente en algo la demanda argentina de gas boliviano. Malas noticias de Brasil: Desde Brasil no llegan novedades que no sean las negativas. La última noticia negativa para Bolivia es que las proyecciones de la explotación del yacimiento pre sal de Tupí podría duplicar la producción de gas natural de Brasil. Todo esto tiene que ver con el hecho de que no hay confianza en la capacidad boliviana de producir suficiente gas natural pero sobre todo en la estabilidad de las condiciones sociales de Bolivia.
{
}
{
}

Deja tu comentario Evo y Alán García piensan igual

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.